RETO 6

Royleni.vs:

 

Hola querida nueva amiga virtual, gracias por leer mi anterior carta y tu sincera y bonita respuesta.

El día de hoy quiero contarte un poco de mi pasado. Desde que tengo uso de razón he sido muy delgada, es mi complexión, nunca le vi nada de malo, los comentarios que algunas personas hacían respecto a mi delgadez jamás me parecieron relevantes, hasta que comenzó la adolescencia.

Cuando cumplí trece años y cursaba el primer año de escuela secundaria muchas de mis amigas y compañeras comenzaron a desarrollarse físicamente, sus cuerpos comenzaron a cambiar, y su forma de vestir también lo hizo, es increíble como algo tan común como son los pechos, puede propiciar tantas reacciones, es especial del sexo opuesto.

Recuerdo que muchos de mis amigos en esa edad tenían una fijación con los “atributos” de las mujeres. Y yo como siempre he sido muy delgada, no contaba con dichos atributos, lo cual me generó una inseguridad constante respecto de mi cuerpo. Nunca faltaba el comentario mal intencionado respecto a si era anoréxica o bulímica.

Llegué a odiar mi cuerpo porque que en ese momento no comprendía todas las ventajas que tenía el no engordar sin importar lo mucho que comiera, lloraba cada que me veía en el espejo, comparándome con las chicas de complexión “normal”.

Al paso de los años, mis novios, amigos y comentarios de diversas personas, me hicieron darme cuenta que mi cuerpo no era feo, pues no se veía enfermo, sólo delgado, todo estaba en proporción a mi tamaño, por lo que, comencé a arreglarme mas y a cambiar mi postura corporal, caminaba con mas seguridad y eso se veía reforzado por la respuesta externa que recibía.

El día de hoy, estoy a unos meses de cumplir treinta años, y debo decir que ya no me importa la retroalimentación que reciba de mi físico, lo cual es liberador, eso lo logré en gran medida gracias a la danza, desde la danza árabe hasta mi favorita, la danza aérea, en donde mi cuerpo me da mas libertad, confianza y seguridad.

Y lo más divertido de todo esto, es que las personas que más me criticaban por lo flaca que estaba, hoy descuidaron sus cuerpos y cuando en alguna ocasión nos hemos encontrado, dicen que me envidian, quieren saber cuál es mi secreto para mantenerme así, yo me limito a encogerme de hombros, no lo sé, es mi complexión, respondo.

Sin embargo, lo más valioso que he aprendido es que la mayoría de las veces, lo único importante es sentirte cómoda en tu piel, aceptarte y quererte siempre se verá reflejado al exterior.

 

Te mando un abrazo con mucho cariño.

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Faltó conexión, profundizar en el sentir del personaje.

Deja una respuesta

4 × tres =