RETO 6

¿Qué podría ser peor que ser preso de tus propios pensamientos e instintos? Ser un esclavo eterno de tu mente que carcome cada parte de ti; así es como me sentía, cada día al despertar me esperaban los recuerdos del pasado, actuaba como si nada cuando en realidad vidrios se incrustaban en mi interior.

Mi depresión persistía con el tiempo, trataba de ignorarla, sabía que estaba mal, pero me negaba a pedir ayuda, me negaba a compartir mis problemas con alguien más, envenenarla con mi juicio carente de salud. A veces el lugar más peligroso para alguien es su subconsciente.

Reprimí el dolor por mucho tiempo tratando de ser fuerte, construí murallas al rededor, evitando mi propia libertad, pero una angustia mayor penetraba mi pecho y crecía constantemente, el corazón me latía con fuerza contra las costillas que dolía y las espinas en la garganta no me permitían hablar.

Me di cuenta de que no podía cambiar lo que ya había pasado y ahí mismo estaba mi respuesta, ya había pasado por el dolor, pero una parte de mi seguía aferrada a él y me cegaba a la oportunidad del futuro y sé que el pasado no fue un extraño, se volvió parte de mí, parte de mi historia, pero eso no define el quien soy ahora. No fue como si de un día a otro encontrara la felicidad, si no que cada vez había un poco más de espacio para sonreír, para vivir sin preocupaciones del mañana o restricciones del ayer.

Aún sigo siendo el ojo de la tormenta y mi corazón está un poco roto, hay días en los que la lluvia es fuerte y otros en los que se apacigua y así seguirá por un tiempo, pero yo seguiré luchando, porque por más estruendosa que pueda ser la tormenta no puede matarme dos veces y yo ya he revivido.

danyela61
Author: danyela61

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    En el vivo hablamos del tema, falta tener en cuenta al lector, pensar en él, recuerda que no puede adivinar. Solo ve lo que le permites.

Deja una respuesta

8 − 2 =