Reto 5 – Para Maka Valbuena

Hola Camila (maka valbuena), 
Tu no me conoces. Ni yo a ti. Pero hoy decidí desahogarme. ya entro la noche y hay algo que me quita el sueño. No sé si lo sepas, pero sigo tus letras. No soy buena para formarme impresiones de personas que no conozco, pero en este mundo de escritores eso cambia totalmente. Cuando se navega en las letras de un escritor se llega a conocer la esencia de ese escritor. Algo en tu esencia me atrapo.
Hoy bajo los primeros rayos del sol deje mi cama y me dirigía a la cocina, al pasar por la habitación de mis padres note que estaban escuchando un video. La sala estaba desocupada y pude oír de que se trataba. Era un video de profecías para este año. No quise escucharlo todo, solo me retiré. Soy tanatofobica, le tengo miedo a la muerte. Un miedo que he ha causado ataques de pánico uy fuertes desde antes de tener una concepción de que es la muerte. Lo digo mucho, pero no a todos, por miedo a su reacción. No todos toman enserio algo que no es relevante en el flujo de la historia. La muerte es natural. Quisiera que entendieran que esa no es la respuesta que quiero. Muchas veces ni siquiera espero una respuesta, solo atención. Hace un año estuve en terapias psicológicas y las cosas se volvieron complicadas, por motivos de transporte mis padres decidieron lentamente dejar de llevarme y yo pensé que podría superar la fobia con lo que había aprendido en las primeras consultas. De alguna forma así fue, me puedo encontrar en cualquier rincón de mi casa, solo me pasa en mi casa, y controlar el ataque de pánico. Desde que deje de ir a consulta el ataque paso de cinco minutos muy fuertes a días más leves que solo me preparan para el ataque real. En este momento tengo uno. Uno que no sé cuánto durara, solo lo siento. Pasé a la cocina, luego al patio, luego a la sala, finalmente volví a la cama. Después de muchas vueltas retome mi ciclo de sueño. Reitero, no me conoces, solo déjame sacarlo todo. Ya cayó la noche, el cielo se tiño de negro para dar paso a mi pesadilla. Ya está cerca la hora cero, no sé cuánto tiempo valla a estar así. La luz tenue que alumbra mi cuaderno proviene de la farola que está al otro lado de la ventana. Esa tenue iluminación es proporcional a la iluminación que tiene mi vida. Mínima, casi nula. Pasara. Siempre pasa después de unos días. Me encomiendo a Dios para volver a mi vigilia.
Gracias. Si lo lees, gracias. No espero repuesta. Solo necesito dar este grito.
Desde un alejado rincón del país, sin ánimo de incomodar. Solo dando un grito momentáneo, te escribe Sara Rodríguez .

0

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. romina

    El circulo argumental tiene tres partes, y las tres deben llevar la misma fuerza. En el cierre parece como si te hubieras cansado, soltaste la intensidad. Faltó corrección, hay errores de dedo.

Deja una respuesta

17 − catorce =