Reto 5: Corazón de mujer

Querida Adriana,

 Los últimos días han sido soleados, a pesar de eso, hay ocasiones en los que se sienten grises. He de confesarte que el futuro es incierto en un mundo de hombres. Yo lo estoy viviendo en carne propia. Las miradas en la nuca juzgando cada paso que doy, son insoportables. Es increíble que mis propios compañeros de trabajo puedan llegar a creer que los logros que he obtenido no son por mérito propio, por mi esfuerzo y la inteligencia que hay en mi cabeza. ¿Por ser mujer? ¿Acaso seguimos en el siglo anterior y siguen creyendo que mi género me hace inferior? ¡No sé quién se creen que son!

La mayoría de ellos me miran, y solo ven a una chica bonita que esta jugando a ser adulta. Creen que debería estar en un escaparate solo luciéndome, como una muñeca, porque suponen que no tengo la fuerza suficiente para hacer el mismo trabajo que ellos. Nadie ve a la verdadera yo. Y mucho menos mi fortaleza interior.

Cada mañana me veo al espejo y he llegado a dudar en si debería ir a mis labores. Me frustra demasiado, me causa una gran ansiedad mantener quietos mis pensamientos negativos, sé que debo alejarme de las personas que no me hacen bien e ignorar los chismes que llegan a mí por accidente. Siento que estoy bajo una lluvia de comentarios hirientes Trato de llevar una actitud serena y hacer mi trabajo mejor que el día anterior, pero es bastante agotador, a veces pareciera que estoy en medio de una bruma que no me deja ver con claridad. Estoy tan desgatada de mi espíritu que no se si mi corazón tenga ánimo para continuar así. Quiero mantener una relación cordial con mi equipo de trabajo a pesar de lo que algunos puedan llegar a pensar, porque yo no puedo controlar lo que hay en la cabeza de cada uno. Todos tenemos un mundo dentro.

De lo que si tengo control es de lo que hay en la mía, en mi mundo interior. Yo tengo el poder sobre decidir que me afecta y que no. Que palabras tienen valor o me aportan algo positivo, tanto a mi vida personal como a mi trabajo. La resiliencia forma parte de mi y no me dejare derrumbar por comentarios estúpidos, que yo sé que no son verdad. Mi conciencia esta tranquila y eso es lo único que me importa. Creo con fervor al igual que tú, en el poder de las palabras. ¡Y no me dejare intimidar por aquellas dichas con la intención de herirme!  Mi corazón es de una mujer fuerte. Soy la estrella más brillante de mi cielo. Te aseguro que demostrare con hechos de lo que soy capaz de lograr.

 

Te mando un abrazo a la distancia

Karen Salas

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

kayuri.books
Author: kayuri.books

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. romina

    La redacción muy bien, pero no olvides que el lector no sabe lo que no le dices. No sé en que trabajas para que te pueda estar pasando eso. No guardes info. El circulo muy bien planteado también.

  2. andreahdz545

    Te entiendo perfecto, pero sé que eres una mujer muy fuerte y capaz y como dicen por ahí “cuando los perros ladran, señal de que vamos avanzando”. Sigue trabajando, sigue echándole todos los kilos. Eres una mujer triunfadora

Deja una respuesta

dos × uno =