Reto 5. Autenticidad: Si la vida tuviese instrucciones…

Pau, recurro a ti, porque eres la única a la que puedo contarle…

¡La soledad se ha apoderado por completo de mí y las preguntas me acosan! Lucho a diario contra mí mismo, debatiendo si mi alma debe ir a la gloria o al abismo. Los recuerdos se oxidan en esta mente convulsa y no estoy seguro, de cómo poder olvidarme de todo.

Eran las tres y cuarto de la madrugada cuando, entre sueños, vislumbré el rostro de la mujer que un día fue mi otra mitad. Desperté exaltado. Salté de la cama y corrí a ducharme con agua fría, solo así logré cerrar momentáneamente el abismo de desesperación y culpa que trataba de tragarme.

Todos se burlan cuando les confieso mi pena. Nadie entiende que voy arrastrando una condena… Dicen que soy un tonto que no la supera… pero, ¿cómo hacerlo?

En su estancia a mi lado jamás llegó a conocerme a fondo, pero fue porque no lo permití. No dejé que sus besos fueran el antídoto contra el veneno que a diario se me inyectaba. No aprobé que sus palabras fueran el calmante contra aquello que me agobiaba. No la percibía capaz de entenderme, de conocer todo aquello que me ha aquejado a lo largo de los años. Sí… ¡poco a poco la alejé!

Solo me queda suspirar cada que imagino mi vida sin su nombre. ¡Ay, si la vida tuviese instrucciones, no hubiese permitido que esto se me fuera de las manos!

¿Sabes? Hasta ahora caigo en cuenta de que el agua del florero ya se torna verdosa y que mis geranios rojos se han marchitado. Todo aquí está pudriéndose. ¡No quiero terminar igual!

Por eso, decido dar el primer paso y abrirte el corazón; lo desnudo para ti. Para que respire, para que inhale compasión. ¡Anhelo salir de este hoyo! Quiero que el tiempo haga su trabajo y alivie mi alma lacerada. Confío en que, cuando esto termine, seré una mejor persona, como una mariposa que dejó atrás a la crisálida.

Gracias por mantenerte conmigo.

Tu amigo, Emmanuel R.P.

Emmanuel Reyes Pérez
Author: Emmanuel Reyes Pérez

Escritor por amor

2

Emmanuel Reyes Pérez

Escritor por amor

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Me gusta mucho! quizás porque sé lo que se siente tener que cargar con la culpa, me atrapaste de inicio a fin. Muy buen trabajo!

  2. carlozmoran

    Me gustó mucho. Se siente la desesperación y pintas muy bien el lugar donde te encuentras.

  3. romina

    Muy buen cierre, falta fuerza al inicio, algo que muestre más la situación como un problema.

  4. Querido Emmanuel;
    Todos hemos deseado que la vida viniese con el manual de instrucciones… sin embargo, son nuestros aciertos, caídas y desengaños los que nos convierten en quienes somos.
    No quiero que te condenes. Llegados a éste punto sería mejor renunciar a la culpa, ¿no crees?
    La Culpa te paraliza. Suma argumentos en tu contra, en ese juicio auto impuesto al que has decidido someterte.

    Anda, ve a tirar el agua del florero. Luego, sales a comprar un ramo nuevo, recitando el Perdón de Amado Nervo…

    Perdóname, Ideal, para que pueda
    irme en paz al venir mi última hora…
    Es tan dulce el perdón: ¡Prerrogativa
    de los Dioses! Perdóname, Inmortal:
    “El que todo lo sabe lo perdona
    todo”, y hoy, Ideal, todo lo sabes
    con la sabiduría de la muerte (…)

    Quien se mantiene contigo,
    Pau.

Deja una respuesta

10 + 18 =