Reto 4: Vuelvo al 2010.

Al ritmo del Waka Waka eh eh

 

Despierto. Son las 7:15 de la mañana y estoy retrasado 20 minutos. La maestra Choni no deja llegar tarde y no logré terminar mi maqueta del volcán para el experimento de ciencias naturales.

Debí acabarlo ayer pero el partido de fucho se puso bueno con mis amigos de la cuadra, además, no creo que la maestra se  enoje mucho, ya entregué todo y estoy a un año de salir de la eterna primaria.

 

Salgo con mi volcán a medio terminar. Mi sonrisa va de oreja a oreja. ¡Hoy juega México! El mundial de futbol ha estado a todo dar. Hace cinco días mi México le ganó a Francia 2-0. Tengo la canción de Shakira en la cabeza. Cada cinco pasos intento mover la cadera diciendo el coro de la canción: Waka Waka eh eh 

 

Llego al salón y deseo que las clases pasen pronto para ver el partido con mis cuates. La señora de la cooperativa dijo que si llegábamos pronto a la hora del recreo, nos dejaría usar su tele para ver el partido. Debo acabar pronto.

¡Oh no! La maestra Choni me cachó viendo el inicio del partido desde una tele chiquita, las antenas nos delataron. Sabía que debía haberme apurado. Ya es tarde. Nos amenaza con dejarnos sin recreo a todos nosotros. ¡No lo puedo permitir!

Recuerdo mi bocina de Lamborghini que me dieron de cumpleaños. La llevo a todos lados. Se me acaba de ocurrir una estupenda idea.

 

Propongo una batalla de baile con la maestra, la única canción que llevo es la de Shakira, Waka Waka… Lo sé, es ridículo pero estoy desesperado, no puedo quedarme sin recreo. ¡Los niños de sexto año ganarán esa televisión si no hago algo! 

 

Ella me mira de reojo mientras pide a los alumnos que hagan un círculo; no sé si me ignora o en realidad me dejará hacer el ridículo. Siempre me he caracterizado por ser un sinvergüenza. Al menos eso me dice mamá.

 

Sin saber cómo, estoy en medio del salon, pongo la canción oficial del mundial 2010. Hago mis mejores movimientos, espero.

Parezco más una lombriz con sal. Río a carcajadas por imaginarme una lombriz.

 

Momento. La maestra está ¿Bailando? A sus 55 años y sin hijos da la impresión de ser una señora amargada y cascarrabias.

Ahora está junto a mí. Alza las manos como invitando a mis demás compañeros para unirse a ese baile improvisado. No lo puedo creer. Mis amigos están bailando al ritmo del Waka Waka eh eh.

Ninguno logra mover la cadera como Shakira. Eso no importa. Me duele el estómago de lo mucho que rio. Hasta las niñas más aplicadas están lanzando manotazos en algo que parece ser una coreografía.

Me encanta este momento. Pierdo la noción del tiempo.

Han pasado 10 minutos del recreo y no fui a apartar la tele de la cooperativa.

Me da igual. La risa nadie me la quita.

Al final México pierde 0-2 contra Uruguay y yo gano el cariño de la maestra junto a una buena bailada.

amisadai4
Author: amisadai4

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    E l texto está algo desordenado, saltas de un momento a otro a que estas haciendo un trabajo y de golpe estás con una tele.. Recuerda lo que hablamos en el vivo. Piensa en el lector.

Deja una respuesta

uno × 1 =