Reto 4: un instante magico

Un día bajo la lluvia

El día era nublado apenas podía percibirse los rayos del sol , no hacia tanto aire de hecho podríamos adivinar que llovería en la tarde , nos tenía despreocupados, se sentía un día muy diferente como aquella sensación de que algo bueno va pasar , o que simplemente no será un día común, llevábamos el uniforme deportivo , al terminar nuestras clases salimos como siempre tan aburridos y sin ganas de continuar ahí , tan pronto se reunió nuestro grupo de amigos , no éramos muchos pero los suficientes como para pasar un buen día seguro recuerdas todas aquellas tardes de risa que pasábamos juntos , sin hacer realmente el trabajo .

Recuerdas que  Rogelio propuso que fuéramos un rato las conchas a jugar baskellbool, no era un lugar súper cuidado, solo había un par de canchas con poco de vegetación algunas bancas rotas, las canastas un poco oxidadas por el tiempo, entre en medio de las canchas un árbol era grande y verde y al frente cruzando se encontraba un tronco de lo que había sido un árbol antes.

 Al poco tiempo comenzaron a caer las primeras gotas de lluvia, no creímos que fuera a llover demasiado así que seguimos juagando, recuerdas que  Mónica solía hacer algo curioso quitarse los zapatos para jugar y andar descalza era tan despreocupada, cuando empezó a llover mas fuerte corrimos hacia el árbol entre risas y risas Dylan hacia una imitación de el profe más aburrido el de filosofía , estábamos tan rojos de tanto reír , tu concordaras conmigo que era un chico que debería ser comediante siempre se las ingeniaba para hacer algo gracioso .

En cuanto la lluvia empezó a ceder seguimos hasta que Gustavo de donde no lo sé saco una llanta y un lazo , recuerdas que por accidente mientras le dabas vueltas a la llanta golpeaste un perro que iba pasando , aun recuerdo tu cara de verdadera preocupación y de sincera disculpa con el perrito,  tanto que se quedó con nosotros jugando un rato , el mejor momento sin duda fue cuando  Grey se subió a la llanta para que le dieran un paseo el valiente en hacerlo fue Gustavo , parecía una niña , creo que en ese momento todos lo volvimos hacer sonreíamos tan sinceramente, éramos unos niños despreocupados de la vida y disfrutamos tanto de ese día que nadie se quería ir.

Las personas que vivían cerca de ahí, que nos  vieron desde sus ventanas, seguro pensaron que estábamos chiflados al jugar bajo la lluvia pero también estoy segura que les habremos recordado un poco  de su infancia, cuando la alegría es genuina, pura y esa inocencia que sólo los niños tienen.

 Cada uno de los recuerdos que tenemos  viven en nosotros para siempre y  serán una manera de trasportarnos a ese momento y hacernos sentir todas esas emociones como si estuvieran sucediendo de nuevo, son un valioso tesoro que debemos resguardar y nunca perder, son parte de nosotros, disfrutemos de cada momento querido amigo como antes.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

melisitahd
Author: melisitahd

Deja una respuesta

4 × uno =