Reto 4. Persona gramatical

 

1ra. persona: De regreso a lo básico.

 

     Después de 32 días de confinamiento voluntario, la prisa dejó de abrazarme. Reconozco que llegué a extrañarla, por mucho tiempo marcó el ritmo de mi vida; pero el aislamiento vino a restaurar el orden, me regresó a lo básico, y mis actividades diarias tuvieron un nuevo sentido para mí: Dejaron de ser un deber, y se convirtieron en placer.

 

     El día me parecía rendir más; eran las mismas 24 horas, pero vestidas de gala. La calma de este nuevo estilo de vida me inspiró al cambio. El barrer, trapear y sacudir se convirtió en una actividad inspiradora. El mover los muebles de su sitio despertó mi gusto por la decoración interior. Simples detalles, lo cambiaron todo. Era como estar en una nueva casa, en una diferente realidad. A veces cosas buenas pasan de manera imperceptible.

 

     Los cambios en mi casa, también cambiaron mi interior. La rutina y la prisa habían sido enemigos de mi creatividad. Cosas extraordinarias las volví ordinarias. Ahora lo sabía. Esta semana comenzó de una manera especial. El hacer consciente los detalles y regresar a lo básico en mi vida, fue lo mejor que en estos días me pudo pasar.

 

 

 

3ra. persona.   Nada será igual.

 

    Enterarse que su mascota tenía un tumor canceroso no extirpable, fue la peor noticia que esa semana pudo recibir. Desde hace diez años están juntos, y la probabilidad de separarse la invadió de una tristeza que nunca antes sintió. Era apenas un cachorro cuando lo encontró en la calle, solo, tiritando de frio, asustado, y completamente mojado. Bajo la cornisa donde se encontraba apenas y lograba resguardarlo de aquella lluvia que para un bebé parecía torrencial.

 

     Sin pensarlo se quitó el suéter, lo cubrió con él y lo mantuvo caliente entre sus brazos. Al llegar a casa lo secó lo mejor posible y le ofreció un poco de leche, que Ángel como lo llamó, bebió con desesperación. Aquel indefenso animal llegó a cambiar su vida, ambos lo hicieron en realidad. Desde aquel momento se convirtieron en familia. Ahora, sólo queda esperar. El tiempo tiene la última palabra. Aprovechar cada momento, y acompañarlo hasta el final, es lo único que le queda por hacer.

 

 

 

2da. persona.     Momento de volar.

 

Estimada Barbaracondori6.

 

     Eres aún muy joven, pero no por ello menos madura para entender a una persona de mi edad. Tus líneas me hablan de una persona apasionada, deseosa de desplegar sus alas y emprender el vuelo para alcanzar sus sueños. Me identifico contigo. Quizás por eso creo que te será fácil entender que, a mis cincuenta y seis años, mantenga vivo mi deseo de continuar mis sueños.

 

     La vida nos ha hecho coincidir, y el gusto por las letras nos ha llevado a aterrizar en un campo fértil: un taller de escritura creativa. Deseo que con el paso de los días ambas logremos, de una forma cada vez más bella, plasmar en papel las emociones que con cada reto buscan la manera de salir.

 

     Un abrazo.

 

lucia_argoytia
Author: lucia_argoytia

0

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Muy bien las tres personas narrativas. Ahora, lectura de corrección.

  2. Lucía Argoytia Guerra

    Gracias Romi. Lo reviso. Saludos.

Deja una respuesta

6 + 8 =