Reto 4- Mi enemigo de secundaria

Recuerdo mis años en la escuela por alguna razón que desconozco el balón de soccer siempre me pegaba en la cara.

Mi relato se remonta a mis años en la secundaria, no conseguí entrar al taller de computación e informática y fui ubicado en el taller de secretariado y mecanografiaría.. Fue en el primer año que la escuela organizo a los grupos para un cierre de año diferente en diciembre, lo llamaron “el fin de curso cultural y deportivo” Teníamos que escoger si concursábamos en  oratoria y declamación, o formábamos parte de alguno de los equipos deportivos. Sabía que no quería estar en ningún equipo deportivo pero desconocía lo que es la declamación y oratoria. A la brevedad posible me acerque al profesor que organizo el evento y extendí mis dudas, decidí inscribirme al concurso de declamación. No recuerdo el poema que me toco, pero si, el trabajo que costo transcribirlo a máquina, fueron unos largos días para redactarlo, un error en el texto lo era todo para iniciar de nuevo,  al fin lo había concluido y me sentía emocionado, guarde la hoja en la misma capeta donde tenía los muchos intentos en los que había errado.Comencé con mis ensayos frente a una profesora, mi voz estaba cambiando y ella me dijo que aprovechara ese recurso ya que para el poema que me habían asignado era perfecta. Fueron meses de ensayo y por fin llego el día del concurso, mi madre había venido con  mi hermanito y estaban al frente del escenario, tenía muchos nervios y deje caer la carpeta con poemas, faltaban muy pocos minutos para que inicie el programa, y yo,  me encontraba en el escenario recogiendo mis papales, los tome como estaban y me retire. Estuve buscando y buscando sin hallar con éxito el poema que tanto me había costado transcribir, no paso tanto tiempo cuando me llamaron para declamar y entregar al jurado un poema. A pesar de mis nervios por todo lo ocurrido previamente, hice muy bien mi espacio en el concurso. Estuve entre los primeros 5 y después entre los primeros 3, al final del concurso quede en 2do lugar, sabía que no entregue la hoja con el poema correcto, cuando me dieron mi poema de vuelta con mis puntos, había perdido algunos por mi redacción, no importaba el puntaje porque fueron los mejores meses del colegio, mi madre estaba orgullosa y la felicitaban los maestros, aprendí un poco más de la máquina y a declamar y por ultimo estuve lejos del balón de soccer. Así es, él fue mi gran enemigo en mis tiempos de secundaria y hoy solo lo recuerdo con gracia.

Escrito por José.

Jesus Can
Author: Jesus Can

José

0

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Una anécdota es centrarse en un hecho. Demoras en llegar a él y cuando lo haces, decides no contarnos el final. Cuidado con ello. Y olvidaste al destinatario real, por ello no buscaste conectar. En el vivo explicaré bien ello.

Deja una respuesta

17 − uno =