Reto 4: Mi amigo Hurtado

Me llamo Ariana y en mis 19 años he reído más que nadie en este mundo. Lamentablemente mis años de colegio han terminado. Hay un sinfín de bonitas experiencias que tenemos el gusto de compartir un grupo de personas en común, yo a esta bendición le llamo “Recuerdos memorables”.

En primer año de preparatoria llegó un chico nuevo al que inmediatamente bautizamos como “El muerto”. El “Muerto” era curiosamente una copia exacta, casi perfecta de “FRANKENSTEIN” ya te lo has de imaginar. Era tan tieso el pobre que mi profesor de Educación física, “Trujillo”, luchaba en sus horas de clase para que mi amigo logre sentarse correctamente. Y no mencionemos su suerte… ¿Me creerías si te cuento que rompió una moto con su cara?

Pues, aquí te va la historia: Era un lunes, la cuarta hora de clases, no lo olvidaré nunca. ¡EDUCACIÓN FÍSICA!, mi preferida. Nuestro profesor Trujillo tenía una moto de súper lujo a la que quería más que a nada en esta vida. Ese día el profe debía salir a dejarle un trabajo al olvidadizo de su hijo, Ricardo. Y para no hacernos perder su hora de clases lanzó un balón de fútbol (Ya sabes, el típico negro con blanco), cuando este cayó en manos del “Muerto” sabíamos que ese juego no iba a resultar nada bien…

Jugamos aproximadamente 15 minutos, hasta que entró en el juego mi amiga “Carcelén” (Una morena graciosa, que parece salida de un cuento cómico), ella tiene el don de hacerle bailar como trompo al balón, así que con su fuerza lo mandó fuera del patio del colegio. El “Muerto” se ofreció a ir por él, segundos después se escuchó un sonido que jamás captamos antes. Un fuerte “BOOOM”, como cuando una bomba explota. Nos preocupamos e inmediatamente salimos a ver que había pasado.

Y ahí se encontraba mi querido amigo “El muerto”, al lado de él yacía en pedazos de lo que antes conocíamos como la supermoto de lujo, y mi pobre profesor Trujillo lamentando su pérdida. Nos llamaron a inspección para contar los hechos y nadie nos creyó, desde ese día hasta terminar el año pasamos limpiando el colegio todas las tardes y lamentándonos por el pobre maestro. Pero fui feliz, y no me arrepiento de nada.

 

Mis amigos son literalmente de otro mundo. Mi amigo “Muerto” rompió una moto con su cara, mi amiga Dayana patea balones y los manda al fin del mundo si quieres. ¿Y tus amigos, qué hacen? 

 

ariana.pastaz
Author: ariana.pastaz

0

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. romina

    El primer y último párrafo sobran. Luego muy bien la narración, pero nos dejas sin saber qué pasó cuando el muerto salió. No des por hecho que el lector sabe todo, debes dibujar en palabras las situaciones.

  2. emma70049

    Vaya dato perturbador…

    Cuidado con la palabra “logre”. En esa oración usas dos tiempos verbales…

Deja una respuesta

quince − 14 =