Reto 4- La vivencia más bonita

Te quiero contar mi anécdota más reciente que he tenido en mi universidad:

Apenas culminaré el primer año escolar, pero hemos vivido muchas cosas y la que más me marco fue la vez que salimos a las calles a cantar, con los directivos, profesores, tutores, el rector y las licenciaturas que se encontraban en clases.

Eran las 8:00 am, nos dieron carteles y algunos decían (Sonríe hoy, Dale un abrazo a las personas que amas, Amate a ti mismo) entonces en el patio a pesar de que es pequeño hicimos un circulo para aprendernos la coreografía de la canción “Color esperanza” que en lo personal me encanta la letra, pero cada uno de nosotros tenía pena.

Nos pusimos en marcha al parque ecológico y en cada esquina estaba un equipo de estudiantes aceptando el reto y cada que en el semáforo estaba el alto corríamos, fue chistoso porque salíamos antes de tiempo o de la nada los coches ya estaban sobre nosotros. No era nada bueno el ambiente y aparte hacía demasiado calor, estábamos a 30 grados C, ¿te imaginas!.  De momento, a un compañero se le ocurrió subirse en los hombros de su amigo con uno de los carteles  y pidieron que cambiaran la canción, para poner a Ricky Martin a Marc Antony y a muchos más, tuvieron la oportunidad de pasar entre los autos enseñándoles que no todo era triste, que no todo era malo.

Tome valor y supe que estaba a tiempo de demostrar quien era realmente, con esa energía, alegría y ese amor que me caracteriza, pareció como si me hubieran cambiado el chip, yo también me subí en los hombros de mi compañero, abrace fuerte su espalda con el empeine de los pies y tome un cartel; tenía miedo, de estar arriba sin saber si me podía caer, pegar o si me iba atemorizar bajar después ( aclaro que eso si paso luego) pero superé muchas cosas esa mañana. Pase entre los conductores con mi jefa de grupo y mi amigo de preparatoria, el cual actualmente estudia nutrición y le decíamos a la gente buenos días, unos nos contestaban, nos grababan para sus redes sociales, nos daban las gracias, nos bendecían y hasta los traileros pitaban el claxon en forma de apoyo pero otros nos veían con cara de estos están locos, son rateros o simplemente con sus miradas de fuego nos trasmitían odio y ahí, en ese instante comprendí que siempre debemos ir con una sonrisa impregnada en el rostro porque no sabemos a quien podemos alegrar o cambiar con el simple hecho de que nos vean. 

Esa mañana se me reinicio la vida, como si fuera un videojuego, porque al regresar a la escuela, todos estábamos exhaustos, sin ganas de quedarnos a las ultimas clases, pero con una actitud renovada, porque presumíamos los videos que habíamos grabado con los celulares y también que ya no teníamos voz de tanto gritar.

Ese…. ese fue el día más especial del inicio de mi carrera lenguas extranjeras.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

alexiablanco27
Author: alexiablanco27

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Falta ordenar la idea. ¿Cómo quieres generar la sonrisa en quien te lee? ¿Qué mensaje es el central de tu anécdota? Una anécdota es un hecho, una situación, todo lo demás, sobra. EN el vivo de hoy daré más detalles sobre esto.

Deja una respuesta

diecisiete − once =