Reto 4 – Gracias, maestra.

 

¿Todos hemos tenido a ese profesor o profesora que al inicio parecía ser la reencarnación del mismísimo Satán, pero luego descubrimos que era literalmente un amor?

Imagínate a mi lado con un montón de jóvenes adolescentes de preparatoria gritando a más no poder, peleándose entre sí, aventándose bolas de papel y bailando. Y en ese momento llega nuestra nueva maestra de español, la maestra Mónica, y aprecia todo el bullicio que está sucediendo. ¿Ustedes qué habrían hecho? Yo obviamente estaba en shock, pues se podía notar la incredulidad de ella en sus ojos, los cuáles en ese momento parecían platos. Al instante, lo único que hizo fue mirar al grupo entero, claramente furiosa, y como perritos asustados, todos volvieron a sus asientos en cuestión de segundos.

Inmediatamente colocó sus cosas en el escritorio que estaba designado para los profesores, y comenzó a mirarnos uno a uno como si quisiera leer nuestra alma. Después de vernos a todos, sacó de su bolsillo un plumón, y comenzó a escribir en el pizarrón. Lo único que escribió fue una sola palabra: Respeto.

La maestra nos comenzó a hablar de que el respeto era algo fundamental para ella, y todas las clases íbamos a tenerlo presente. Cada día que teníamos clase con ella era una aventura totalmente nueva, pues en esas 4 paredes donde reinaban el frío artificial y el alboroto de los chicos, donde los pupitres se caían a casa 5 minutos debido a las peleas y donde casi rompen el proyector, la maestra llegaba muchas veces con un estado de ánimo distinto. La mayoría de las veces decía que amaba meter reportes, y, era cierto, porque prácticamente por respirar te mandaba reportes.

Los días pasaron y pasaron hasta que comenzamos a conocerla más, y ella era más alegre, sincera y simpática. Seguía siendo muy estricta, claro está, pero aún así nos habíamos encariñado mucho con ella, pues nos ayudaba en muchas cosas y era como una consejera para nosotros, pues siempre sabía qué decir. Cada actividad que hacíamos era única, divertida y aprendías bastante.

Podría llegar a decir que hoy soy quien soy gracias a su influencia, y no mentiría, porque su apoyo incondicional hacia sus alumnos nos ha permitido que aprendamos bastante, que la admiremos y sepamos dar siempre lo mejor de nosotros.

JRichardGtz
Author: JRichardGtz

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Hablamos en el vivo de hoy lo que significa ANÉCDOTA. y elegir UN momento. En el tuyo falta eso para conseguir el PG

Deja una respuesta

9 − cuatro =