Reto 4 Género y categoría

Inició el quinto año de primaria, el olor a libros nuevos y a uniforme recién planchado es algo característico del regreso a clases. La ilusión del nuevo profesor y quizá de nuevos compañeros que con algo de suerte se convertirían en amigos sinceros.

En el salón de clase había una niña muy dulce y bella, que al usar lentes ya no parecía tan atractiva para los niños de su edad, además de que ahora se veía más alta y su cabello paso de un suave ondulado a verse algo raro y esponjado, muy rizado en las raíces y aún ondulado en las puntas; además del físico bello y carácter amable, era inteligente y curiosa, pero no tenía amigos; esperaba el ansiado día.

Por fin llegó, la nueva maestra esperaba en la puerta, parecía estricta, no los dejo pasar, primero formó a los alumnos por orden de lista. El lugar que le tocó a la niña la hizo sentarse en el pupitre frente a un niño alto, robusto, muy simpático; era alguien nuevo. 

De inmediato hicieron química ese par, y se la pasaban platicando, tanto que sus libretas parecían jaula de abuelita, llenas de periquitos, sellos que la maestra les ponía por platicar en clase.

Cuando la maestra se volteaba él al ser muy fuerte levantaba sin esfuerzo en 2 patas el pupitre de su amiga, haciendo que casi volara, ella se reía en silencio y le volteaba a decir con un susurro risueño que la bajara, un día se le ocurrió decirlo en voz alta y la maestra los regaño y separó; eso no podía suceder de nuevo.

Por fin entre risas la bajaba pero el juego no paraba, porque su amigo se ponía a jugar con el abundante cabello de ella.

Estos amigos eran tan unidos, pero lo que los hizo unirse aún más, fue cuando ella le dió el más grande regalo. Tú me darás la razón. Le prestó una novela para que la leyera, él estaba algo renuente, pero accedió al reto.

Un día temprano el niño corrió y cargo a su amiga en un abrazo, gracias amiga mía, me encanta leer, la niña río diciendo “te lo dije”. A partir de entonces se convirtieron en amigos de lectura también, tanto que el niño también empezó a usar lentes. Seguían jugando en clase como antes pero ahora también viajaban juntos a lugares extraordinarios.

Dulce Ruiz.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Dulce Ruiz
Author: Dulce Ruiz

Mujer *** Mexicana *** Medico *** Apasionada de las letras

Dulce Ruiz

Mujer *** Mexicana *** Medico *** Apasionada de las letras

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Dulce,
    una anécdota es UN HECHO. Una situación. Un momento específico.

Deja una respuesta

5 × 2 =