Reto #4. ANÉCDOTA ESCOLAR

Era una mañana fresca  y veraniega en mi escuela de Santa Marta, donde cursaba mi VI Grado. 

Salimos del salón, trasladándonos a una plaza rodeada de almendros. A cuya sombra daríamos gimnasia. 

Estaba cohibida porque no soportaba usar shorts. Me dispuse a prestar más atención, cuando escuché la orden: ¡al suelo, en posición de perrito, cabeza abajo, pierna derecha extendida!  Haremos  ejercicios para glúteos…

Rápidamente recordé que estaba delante de unos guapos gemelos, que tanto me gustaban. La vergüenza me invadió. 

Envuelta en el bochorno de la situación , ideé un plan: ¡me haré la desmayada! Acto seguido quedé desparramada. 

Fue un momento de mucha conmoción entre alumnos y profesor al verme tirada en la grama. Me sacaron en brazos de aquella formación, colocándome debajo de un árbol. Y ya, recuperada del shock, de  tanto oler alcohol,  el profesor me dijo: ¡vaya Arianys, qué actuación, se ha ganado un Oscar!

Quedé confundida, no entendía a qué se refería el profesor.  

Horas más tarde, en el aula de clases me dijo que se había dado cuenta de mi actuación, porque mi rostro nunca palideció. 

                                          Arianys Núñez 

arianysdelc
Author: arianysdelc

1

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. romina

    La anécdota elegida muy bien, aunque siento que falta algo al final, como si nos dejaras incompleto. No olvides la conexión.

  2. arianysdelc

    gracias Romy, estoy tratando de crecer y apegarme a la instrucción…

  3. Sin duda, una de mis anécdotas favoritas. Me encantaba cuando nos la contabas a mi hermano y a mi desde que éramos pequeños. No paro de reír.

Deja una respuesta

uno × uno =