RETO 3 “UN SALTO DE FE”

Hola desconocido:

 

Ayer giré y te vi, nuestras miradas se encontraron unos segundos, antes de que pudiera reaccionar mis labios ya estaban sonriendo, me devolviste la sonrisa. Me sentí feliz, me invadió un sentimiento de paz y tranquilidad, el ruido de la calle se esfumó. Fue un momento breve pero seguro no se quedará así, es por eso que te escribo esta carta que te daré pronto.

 

Después de nuestro breve encuentro llegué a casa, prendí la televisión para tener un poco de ruido, mientras preparaba algo para cenar. Estaban transmitiendo una película romántica, un amor de ensueño, los chicos se conocieron en la preparatoria, ella no creía en el amor ni quería tener novio, pero cuando se dio cuenta que el coqueteaba a otra compañera los celos despertaron, provocando una discusión, cuando la protagonista se iba indignada el protagonista la tomó de la muñeca deteniéndola, la abrazó y le robó un apasionado beso. Una clásica historia de amor sin tanto romanticismo exagerado, se vuelven novios, todo va bien por un tiempo y luego es cuando las cosas se complican separándolos, no supe en que terminó porque me quedé dormida en la comodidad de mi sillón morado favorito.

 

Me encantan esas historias románticas, sueño con vivir un amor tan intenso como el de las películas, sólo que sin tanto drama, por fortuna mi etapa dramática quedó en el pasado, también mi parte de romanticismo exagerado, ya no sueño con un ramo de flores, ahora sueño con alguien que me cuide cuando esté enferma, un chico que sin importar cuan cansado se encuentre, se haga tiempo para verme y apoyarme cuando lo necesite.

 

Al ver esa película me di cuenta que ya no sueño con el príncipe de los cuentos, ahora sueño con un hombre más difícil de encontrar, un hombre que cuyos detalles sean sutiles pero muy evidentes para aquellas que ya conocimos muchos sapos. Quiero un hombre que me prepare la comida porque estoy cansada, que comparta responsabilidades. Que me ame inclusive en mi peor momento, un hombre que quiera conocer el mundo conmigo pero que de no salir al mundo tengamos el mundo sólo por estar juntos. Alguien con quien hablar por horas, pero cuyos labios no pueda dejar de besar. El balance perfecto entre atracción física e intelectual, eso definitivamente enamora.

 

Debes saber una cosa el pasado me ha enseñado muchas cosas, y me ha transformado en la mujer que soy hoy, quiero que ames la mujer que soy, porque yo aprendí a amarme, disfrutar de mi compañía, espero que tú también abraces tu soledad, porque si estamos juntos será porque así lo deseamos, no porque lo necesitemos.

 

Y lo que necesito es un amor que atesore una sonrisa después de un día agotador, poder ver en tus ojos que el verme alegra tu día tanto como el mío. Un amor que tenga detalles tan grandes como una visita inesperada, un paraguas esperando sin ser pedido, sin importar la hora, necesito alguien que me cuide tanto como yo cuidaré de él. Así que, si estás listo para conocerme, da un salto de fe, después de todo el amor se puede reducir a dar un salto o no darlo; entonces, si te atreves… sabes en donde encontrarme.

1

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Bien escrito, pero toda la introducción vuelven lento el texto. Ve al PG. Qué quieres escribir y para qué.

  2. He sentido lo que tú. Es más difícil encontrar a alguien integro en la realidad, que a una princesa o príncipe azul en los cuentos. Jeje.
    Siento que igual repites algunas palabras… Además, donde describes la película, utilizas dos tiempos verbales…

Deja una respuesta

cinco × tres =