Reto 3: Un amor de verdad

Cielo mío:

Ha sido ya bastante tiempo el que no nos hemos visto, y te imagino en tu habitación recostado, mirando fijamente tu techo, como solías hacerlo hace tiempo. 

Yo me encuentro de lado en mi cama, con la mirada en el suelo, y con el corazón latiendo tranquilamente. El foco emana una luz brillante que llena la alcoba, y provoca extrañas sombras en la pared cada vez que hago un movimiento. De pronto, cierro los ojos, y siento tu presencia y calor al lado mío. Es algo peculiar, porque aunque ya no hablamos, sigues estando aquí.

¿Sabes?, a veces imagino que entras por mi puerta y me diriges una leve y sincera sonrisa, al tiempo que te acercas para abrazarme, y es algo que me hace desear verte ya. 

De entre tantas ideas que andan desordenadas en mi cabeza, una se torna  bastante clara, y sé que es lo quiero cuando nos volvamos a ver: Quiero poder fundirnos en palabras, y engrandecernos con nuestros actos. Quiero que cuando hablemos, nuestro diálogo sea sincero, y que cada palabra emane amor.

Quiero que cuando te bese puedas sentir en tus labios sinceridad, y luego cuando te abrace, percibas el dulce y tierno toque de mis brazos. Quiero que cuando no estemos juntos, no solo me digas que me amas, sino que lo mantengas firme con cada acto que hagas.

Quiero que hagamos el amor mirándonos a los ojos, y que dibujes con caricias cada espacio de mi piel.  Quiero decirte cada día que doy gracias a la vida por haberte puesto en mi camino, y que me siento realmente feliz por poder tomar tu mano en este sendero.

Quiero darte parte de mí, y poder vivir cada día con la seguridad de que estarás aquí.

No quiero un amor tradicional donde los días sean monótonos, sino poder amarte sin receta, y dar a conocer al mundo lo que somos tú y yo: Un amor de verdad.   No quiero que me lleves flores como obsequio o cuando hayamos tenido alguna discusión, sino que me propongas plantar en el jardín algún fruto o una bella flor, para que seamos conscientes de que cada día debemos regar y nutrir nuestro amor.

Afuera ha comenzado a llover, y en la ventana caen gotas que al tocarlas entran en los poros de mi piel.  Así quiero que entres en mí, y que nuestras almas puedan fusionarse así.

Solo espero poder verte pronto para poder iniciar con todo ello. Te confieso que me siento impaciente por un beso tuyo, una palabra y un roce de tus manos. Mientras tanto, volveré a tomar mi taza de café que ha vuelto a enfriarse, y esperaré con paciencia tu regreso.

                                                                                  Adri Flores

vic21spring
Author: vic21spring

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Bien. Vuelve a leerlo, fíjate de usar sinónimos para no repetirte, de buscar una mejor manera de decir aquello que quieres decir. No te conformes con la primer frase, eso es al atrapar la inspiración, pero en la corrección debemos buscar que el inicio tenga la misma fuerza que el cierre.

Deja una respuesta

catorce − dos =