Reto 3. Tema y objetivo: La chispa de Dios.

Hola, querida.

Hoy desperté con un sinfín de incógnitas en el corazón. Pero también con muchas confesiones en la punta de la lengua, en las yemas de los dedos. 

¿Alguna vez has sentido cómo la brisa del mar besa tus mejillas, mientras miras el amanecer sentada en la playa?, o ¿has estado postrada ante una cama vigilando la lucha por sobrevivir de un amigo? Dicen que, en ambas ocasiones, puede sentirse la fuerza más poderosa del universo: el amor. Pero, ¿por qué si son vivencias opuestas apuntan al mismo lugar? ¿Realmente qué es el amor?

Tras arduas horas de búsqueda y beber litros de delicioso café con leche en mi taza roja de porcelana, encontré que no existe, en ningún diccionario, un concepto capaz de englobar lo que ese sentimiento puede llegar a ser. Quizá, solo, quizá, cada quien viva el amor a su manera; cada quien tenga su propia definición.

Alexa, quiero compartirte lo que es el amor para mí:

Es aquello que permite sentir calor en el corazón aun cuando los días son nublados. Es sentir que se tiene todo, pero, a la vez, estar dispuesto a quedar sin nada. Son ideas con el poder de transformar radicalmente la forma de pensar de una persona. Es el milagro que no discrimina a nadie. En otras palabras, la chispa de Dios. No puede limitarse, no puede acorralarse, ni mucho menos forzarse. Se llega a él mediante la unión. ¡Es para compartirse!; y si se tradujera a un verbo, sería: dar. Amar es dar. Dar sin esperar a cambio. Dar lo que se tenga.

Y ¿sabes?… Yo quiero darte mi ser. ¡Quiero unirme a ti! Anhelo que tu sonrisa ilumine el camino que Dios nos ha preparado, y que lo recorramos con la fe de que alcanzaremos todas nuestras metas. Deseo respetarte y apoyarte en todo momento; que jamás te falte una palabra de aliento en las adversidades, que nunca te sientas sola cuando las inevitables tragedias golpeen nuestra puerta; sueño con que te sientas feliz estando a mi lado. ¡Que te sepas protegida y comprendida! Que, al hacer el amor, se encuentren algo más que nuestras pieles. Y al envejecer, degustemos del vino de nuestros recuerdos.

Quién sabe. Tal vez nuestra historia de amor supere todas las expectativas…

Te ama, Emmanuel R.P.

emma70049
Author: emma70049

1

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Emma, inicias muy lento, es un tema de pasión, de fuerza… y te tomas tres párrafos para comenzar realmente a soñar, desde allí, sí ya se siente esa fuerza que quema, que enmudece, la del amor.

  2. “Es sentir que se tiene todo, pero, a la vez, estar dispuesto a quedar sin nada”.
    Bonita carta, Emma 😀

Deja una respuesta

15 + seis =