Reto #3 MI IDEAL DE AMOR

MI IDEAL DE AMOR

TEMA: EL AMOR VERDADERO TRASCIENDE CON LOS AÑOS. 

OBJETIVO: 

Que el lector reconozca que el amor verdadero existe. Que no importan ni los años, ni la distancia. Que el amor permanece en el corazón de quien así lo decide. 

Mi Ideal De Amor

Es una noche solemne aquí en mi cuarto de estudio. Hay una luz tenue central, más una lámpara de mesa que me ofrece su claridad perfecta, haciendo las veces de mi cómplice en esta aventura llamada escritura. 

Aquí sentada ante mi pequeño escritorio, veo por la ventana de vidrio. Luminosas luciérnagas jugando al amor y grillos con su constante voz. Me acompaña una suave sensación a tu grata presencia, que se adentra más allá de mi conciencia, recorre mis manos, mi pecho y entrañas; encontrando alojamiento en mi cuerpo. Te invito a que pases. Ven, siéntate a mi lado. 

La noche ha sumido en cálido sopor a todos. Y yo, aquí a tu lado, me pierdo en tus tiernos ojos. Escucho a lo lejos, en un sitio cualquiera, las cuerdas de un violín, tocado en primavera. 

¿Por qué me tiemblan las manos y me arden las entrañas? La única respuesta que encuentro es que tu cercanía enciende mi alma. . 

He intentado pintarme los dedos color cielo sin nubes, por ver si te alcanzo. Y al fin amado mío, estoy en tu regazo. Un tenue vaho turquesa se ha escapado con mi aliento, espera… es mi alma que te ansía. Va en tu busca de tus labios para besarte como nunca.

Reclino mi silla, mi cuerpo he relajado, te invito a que hagas lo mismo porque el momento es propicio. Sé que tienes dudas, tu mirada no lo calla. Adentrémonos entonces en este desnudar de almas, que ya no haya lugar a ansiedad ni a dudas. 

Recuerdas ese tema pendiente. ¿Qué es el amor? Has preguntado. 

¡Amor!, respondo: Son las letras de tu nombre. Es un arte en acción. Es una decisión directa de la razón que conecta al corazón. Es un principio de vida. Es mi convicción expresada en la palabra de Dios… I de Cor 13: 4 – 8. El amor es paciencia, es bondad, no hay envidia en él, no hay jactancia, tampoco orgullo. No es comportarse con rudeza, no es egoísmo, no es enojarse fácilmente, no es guardar rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. Es una fuente inagotable en donde llegan las almas incansables a buscar refugio, paz y serenidad. Me miras arrobado y preguntas: Amor, ¿has terminado?  Sí mi cielo. 

Te ofrezco una taza de aromático té de manzanilla, ese olor fragante envuelve la estancia y discurren los minutos bebiéndolo sorbo a sorbo. 

Al mirar hacia un futuro próximo, te he invitado a que aclaremos: ¿Qué será una relación ideal? A lo que respondes ¡Cariño!, ya la tenemos. 

Yo te miro entusiasmada y despliego mil afirmaciones. Nos gobierna el amor genuino, eres fortaleza en mis debilidades. Soy la ternura en tu tosquedad, soy cóncavo y tú convexo. Eres la paciencia en mi ansiedad, yo, remanso fresco en tu intranquilidad. Soy el hueso de tu costilla que me mantiene a ti unida. Me tratas como a vaso frágil y me representas, sabio e inteligente. Estamos siempre unidos por el lazo del amor, aun cuando cada cual ocupa su lugar en esta sociedad. Y hemos permitido que un gran trío nos ayude a superar cada desafío; Dios, tú y yo, en relación perfecta.

Un ruido nos ha sacudido, es la rama de mi viejo árbol de mango, que con la brisa ha acariciado el borde de mi techado. 

Sonreímos tiernamente. Nos tomamos de las manos y un suave beso nos ha serenado. Calmadamente me preguntas: Amor, ¿cómo te gusta que te trate? Internalizando muy profundo me digo, uhmmm, ¡en que trampa has caído!…  Lo primero que viene a mi mente es lo que me adolece… Hay pocos momentos para disfrutar del tiempo. Las lágrimas asoman en mis mejillas, quedamente repito, ¡son los años en que más te necesito!  Ansío tu abrazo a cualquier hora del día, que te escapes un rato y me digas te extraño. Que me hagas una llamada aunque esté ocupada. Que no demos lugar a dudas. Que no haya palabra áspera ni sarcástica. Si sufro y me irrito, me des un besito. Si lloro por algo, me abraces muy largo. Si estoy enojada, respetes mi espacio. Me regales un beso por las madrugadas, y al acostarme, dormirme serena en tu pecho. Sean tus manos el bálsamo refrescante al agotamiento diario. Seas mi abrigo, mi acomodo, mi nido. No encuentro lugar más perfecto, que descansar en tus brazos, recostadita a tu pecho. 

El cansancio quiere vencerme esta noche. Estiro mi cuerpo y te observo perpleja. Preguntas sagaz, ¿Y lo lograrás?  Yo, solo sonrío… Me acerco y te beso muy suave la frente y respondo de manera diligente… Amor, te conozco. Sé lo que necesitas. Caricias, ternuras, masajes, comida. Y tiempo para amarnos, tomarnos las manos, acostarnos en la hamaca muy entrelazados, mirarte a los ojos… decirte que te amo. Lo haré con gusto, estaré siempre a tu lado.

La noche declina y ya me domina. Te invito a ponerte en pie, y abrazados, te digo: si llegas a quererme florecerá la ilusión y dejará de estar mustio mi desecho corazón. Y sabré que un día de agosto alguién mejor que nosotros nos sonrió, el mismo que con los años, nos reunió.

                                              Arianys Núñez 

arianysdelc
Author: arianysdelc

1

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. romina

    Tiene grandes momentos y otros donde se me ha hecho algo lento de leer. Vuelve a leerlo, revisa que, cuando uno escribe una carta el todo debe llevar un ritmo (aun no vemos esto, pero puedo ir adelantándotelo, porque ya hay herramientas que manejas). No es unir frases que aunque sueltas son grandiosas, en conjunto, se leen cortadas. Como si no fueran parte de lo mismo.
    Tiendes a buscar una cierta rima, que, mal usada hace ruido en un texto (revisa la última línea)

  2. janina19.gg

    Que hermoso, que linda forma de detallar y que palabras muy bonitas

Deja una respuesta

nueve + 13 =