RETO #3 LA LIDER DEL DESORDEN

Estábamos a principios de mayo del 2007, fueron unos días oscuros en el politécnico en donde estudiaba, porque la directora Sor María Elena había caído en cama por un cáncer fase #1 que le habían detectado en el páncreas. Las demás monjas se sentían desorientadas porque Sor María Elena era una directora muy fuerte de carácter y ella sola mantenía el orden de las actividades del politécnico. Cuando Sor María Elena no estaba en el plantel, se sentía el ambiente liviano y los profesores siempre sonreían porque no tenían la presión de que en cualquier momento ella y chester (su perrita poodle color blanco con marrón) se aparecieron en el aula para evaluar a los maestros. 

El politécnico es la escuela modelo de todo el país, por la formación académica –técnica que nos impartían a los estudiantes. Independientemente de vivir la tensión con la directora, es un politécnico muy pintoresco y limpio. La directora siempre se preocupaba por la limpieza, las matas que se sembraban allá, (por nosotros los estudiantes) le daba un ambiente de armonía y calidez. Las butacas siempre parecían nuevas aunque tuvieran muchos años allá, y la pintura, rosa pastel con blanco colonial, le daba un aspecto de colegio de ricos. Aunque era semi-privado. Cada curso contaba con 6 aulas de 1 ERO A hasta el F. en 2do era igual, y desde 3ero a 4to bachiller no era por letras del alfabeto, si no por modalidad. Las modalidades eran las siguientes:

Comercial, Logística, Informática, Turismo, Electrónica y Electricidad. Si desde 1ero fuiste buena estudiante, en el 2do semestre de 2do bachillerato tenías el privilegio de elegir la modalidad que quisieras, si fuiste un estudiante promedio, las monjas elegían tu modalidad.  Como fui buena estudiante tuve el privilegio de elegir mi modalidad. Elegí la mejor por posición popular de la escuela, que es todavía COMERCIAL. Mi promoción se caracterizó por ser el curso con mayor índice académico y porque fuimos 33 chicas y un solo varón. Convoque un consejo de curso interno para que el curso por ser solo de mujeres y un solo hombre, se mantuviera la calma y la paz entre nosotras (cero chisme ni jalones de moños), si teníamos algún conflicto entre nosotras, hacíamos reuniones y tardes de reflexión para poder resolverlos. Y más si estábamos en tiempo de examen. Ahí no las lucíamos como las más inteligentes. En 3ero nuestro listado en los pasillos salía limpio, en cambio el de los otros cursos siempre habían personas que tenían que volver a repetir exámenes. No es que fuimos muy inteligentes, es que nos ayudábamos entre nosotras para poder salir adelante y ser las más populares. Hasta nos ganamos un apodo. Nos decían LAS NATAS DEL POLITECNICO, o las queridas de SOR MARIA ELENA. 

Habían profesores que no querían mucho saber de nosotras porque nos ganamos el respeto de una directora que fue una tirana como persona, hasta que hablaban de nuestro curso. Ella nos admiraba. 

Hasta que llegamos a 4to bachiller. Sor María Elena no estaba por sus problemas de salud, y nos estaban dando exámenes que no estaban programados para los días en que los impartían. Nosotras no nos opusimos hasta que nos quisieron dar un examen de una materia que la profesora nunca fue a impartir. PRESUPUESTO. 

Las chicas estaban escandalizadas porque obviamente nos íbamos a quemar y nuestra fama de las mejores iba a caer. Yo convoque a las chicas y les platique que guardaran la calma que yo iba hablar con la orientadora. 

Fui hasta las oficinas de orientación y platique con la psicóloga. Ella muy sonriente me dijo, que porque no había reportado a esa maestra. Pero si lo hice, le exclame. Pero era su palabra contra la de nosotras. Me di cuenta en ese momento en que todo estaba perdido. Que íbamos a coger el examen y que obviamente nos íbamos a quemar. Cuando llegue al curso me senté en mi butaca muy molesta, y le dije a las chicas y a Pavel (el único varón del curso) lo que había pasado. 

Sarah (la secretaria del curso) nos dio una idea muy buena. Buscar el libro de PRESUPUESTO en la biblioteca y elaborar un chivo para editarlo y sacarle copias. Eran las 10:00am, y el examen era a las 3:30pm de la tarde. A mí se me prendió el bombillo de las ideas. Fui corriendo con Sarah a buscar el libro (no teníamos maestros asignados en fechas de exámenes) hicimos el chivo lo más rápido que pudimos y e hicimos una lectura de los puntos básicos de presupuesto. 

Llegaron las 3:30pm, un  maestro de electricidad nos fue a buscar para tomar el examen a la biblioteca, eso no nos dio buena espina, y más si un maestro que no era de nuestra área nos iba a dar el examen. Hicimos la fila y caminamos todas hasta la biblioteca, cuando llegamos, sentí como mi cuerpo completo se enfrió del miedo. En la biblioteca estaba 4to electricidad. Nos iban a mezclar con otra modalidad para que no estuviéramos juntas. Las mujeres empezaron a quejarse y el maestro nos mandó hacer silencio y nos obligó a sentarnos en las butacas todas separadas. Las chicas y Pavel estaban aterradas. No sabíamos que íbamos hacer, pero teníamos el chivo. Les dije que se calmaran que íbamos a salir de esta. Hasta que llego el examen. No había nada de lo que estaba en el chivo. Inmediatamente me pare de la butaca y le dije al maestro que ese examen no tenía los temas que pudimos estudiar ya que esa materia nunca la impartieron en nuestra aula. Los demás estudiantes de electricidad nos miraron y se bufaron de nosotras diciéndonos. ¡Ahora no saben que harán las natas del politécnico! 

El profesor salió de la biblioteca a orientación para confirmar si era cierta mi versión. En lo que él no estaba, las mujeres y Pavel me preguntaron qué íbamos hacer. Era muy obvia mi respuesta. NO VAMOS A COGER EL EXAMEN. Hubo algunas que se negaban a seguir mi solución. Pero era la única manera de que no nos quemaran la materia. Me senté esperando a que llegara el maestro. Luego de  10 minutos eternos llego con los exámenes diciendo que teníamos que tomarlo. Yo me pare de nuevo y le dije que NO. El muy molesto por mi altanería me dijo que si lo desafiaba en ese momento nos daba por quemadas. Mire a las chicas y a Pavel, no querían que yo siguiera, pero era lo único que se me ocurría que podría ayudarnos. Mire a mi equipo y les exclame como toda una líder. ¡VAMONOS! Que legalmente no pueden quemar a un curso completo. Las chicas se pararon y nos fuimos a nuestra aula a esperar que orientación fuera a buscarnos. 

Luego de una semana de tortura y muchas reuniones con nuestros padres. Tuvieron que exonerarnos el examen y seguimos siendo las mejores, hasta que nos graduamos. Nunca olvidare esta historia en mi vida. 

 

sahimercedes
Author: sahimercedes

0

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Sahi eres muy buena escritora, pero te cuesta mucho centrarte en los PG. No quieras en cada texto hacer una novela. Estamos realizando ejercicios, aprendiendo a usar la herramienta. Revisa en tu texto todo lo que se tarda el lector en empezar a sentir la acción. Atrápalo desde el inicio.

Deja una respuesta

uno × dos =