Reto 3. “El amor cambia”

“El amor cambia”

A esta hora seguramente estarás en tu habitación lo más probable es que estés haciendo algo en tu computadora o recostado  entre tus sábanas lisas y mirando de frente la repisa en la que has colocado recuerdos de tu infancia y regalos que te di. Mientras tanto, estoy en la comodidad de mi cama, con el edredón bien extendido debajo de mí, las ventanas abiertas hacen que las cortinas doradas ondeen sin cansancio, y en mi refugio con únicamente el sonido del ventilador que de vez en cuando hiela mis pies,  además papel y pluma en mano y con una fotografía nuestra en la mesita de noche, disfruto muchísimo el clima de la recién llegada primavera, pero disfruto todavía más pensar en ti. Estoy mirando el frasco de cristal que contiene montones de estrellas hechas de papel, miniaturas que formaron parte del total de las que te regalé en nuestro primer mes. Ojalá también las estés mirando, son pequeñas, delicadas y parecen dulces amontonados, deleitándote con colorido y coleccionadas en un sitio como muestra de mi afecto hacia ti, cada una de ellas fue creada con la ilusión de hacerte feliz.

Ya sabes cómo soy en estos instantes, cuando la calma se anida en la casa y en la habitación donde descanso mi imaginación comienza a vislumbrar sueños sobre nosotros, anhelos de amor y crecimiento.  De este momento surge mi carta porque quiero poner en palabras lo que en mi interior fue escrito con hierro. La brisa se ha vuelto encantadora, mágica, esplendorosa. Y el “crash” de la pluma fuente friccionando el papel solo me hace desear más “crash” una y otra vez.

Un día estaremos así, juntos, siendo los amos de un hogar, y es posible que tú estés ordenando papelería de algún caso que presentarás por la mañana en el trabajo y es posible que yo esté mirándote de reojo mientras escribo lo que veo en ti, quizás describiendo lo bueno que fuiste ese día y admirando lo que lograste otra vez. ¿Qué si el amor cambia? Claro que cambia, de apasionado a maduro, pero siempre alimentado de respeto, complicidad y compañerismo, el verdadero amor solo puede crecer, estirarse de mil formas y aún seguir sin romperse y en cambio transformarse para volverse más y más fuerte.

Si me permites contarte es este mi anhelo del futuro: ver que hayamos  fusionado nuestras ideas y alcanzado nuestros objetivos. Ver que estamos satisfechos con nosotros, con los nuestros, con la vida. Ver que tu cabello ha encanecido y que tu piel se ha arrugado, notar que seguimos juntos a pesar de los tifones que la vida nos hubiera preparado. Recibir un beso tuyo en la frente como en los tiempos de la juventud, que me indique cuánto me cuidas y sonreír tímida al sentir la proximidad tu pecho fuerte, refugio renovado de mi cabeza en cada nuevo amanecer.

Deseo mirarte cada día y ver en tus ojos el reflejo del preludio de nuestra historia, en donde creíste ver en mí a una princesa de la luna, y quiero ver tu sonrisa que conocí antaño y reconocerla todos los días en cualquier lugar del mundo y en forma de luz en los momentos más oscuros. Escuchar tus consejos y también tus quejas, dar alivio a tus malestares y ser el mal que te haga jugar vóley ball cuando apenas terminaste la comida. Voy a mirarte prosperar, voy a animarte a crecer. Quiero mirarnos un día, cercanos al final de la vida pero aún tomados de las manos.

 

Y si aún puedo seguir siendo sincera, te pido que me ames así, reflexiva, taciturna, enamorada, a veces impulsiva y a veces callada. Con mis memorias olvidadas y mis pesadillas de infancia, con mis inquietudes del mundo y las letras de las que vivo prendada. Por favor gusta siempre de mi cuerpo no atlético, de mis estrías, de mis canas… pero más que eso,  pido que en las bondades y adversidades adores mi alma y que ante todo sepas que este ser humano te ha amado con la vida y que el universo nos compuso sinfónicos, melódicos, serenos y enamorados perpetuos.

Katia Mava

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

katimav
Author: katimav

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. romina

    Muy bien Katia. Solo falta corrección. Lectura. Fíjate de evitar repeticiones, de que tenga sentido cada frase y vaya en comunión con la que le sigue.

Deja una respuesta

veinte − 15 =