RETO 3- COMO LLUVIA

     Las gotas de lluvia que escucho caer en el tejado, hacen surgir en mi interior el deseo de pedirte que caigas como lluvia en mi vida y sacies la sed de amor que tengo, el anhelo que tengo por conocerte, el deseo que termine todo este tiempo de espera y las ganas que tengo de qué estés a mi lado.

       Hoy se ha precipitado en San Marcos la primer lluvia, lluvia que los ancestros le llaman “La lluvia del sembrador”, que es la que prepara la tierra para que los agricultores puedan plantar su semilla, y después de un tiempo de trabajo y espera cosechar el fruto de su semilla, quiero que tu amor sea como lluvia en tierra árida, que tu amor llueva sobre mí y refresque lo más profundo de mi interior.     

Quiero que caigas como lluvia y seas la persona con quien pueda compartir  mis días alegres, mis días tristes,  mis preocupaciones, mis sueños y más profundos anhelos, poder caminar de tu mano y sentir que llegaste a fortalecer mi vida, saber que fuiste la persona que Dios dejó para  ser felices y lograr objetivos juntos y que la semilla de nuestro amor pueda florecer y que podamos lograr juntos el propósito de Dios para nosotros.

Aunque hoy en día las personas se dejen impresionar por las apariencias, por el dinero o por el estatus social, sé que existe alguien que verá lo que Dios ha puesto en mí, pues dentro de mí hay un mundo de cosas que tengo para dar y que tengo para ofrecer, yo también quiero caer como lluvia en tu vida, ofrecerte mi mano, un amor en el cual yo pueda conocer tu alma, tus sentimientos,  descifrar tu estado de ánimo con solo mirarte,  la concepción de amor que tengo para ti es la siguiente: Quiero amarte más allá de la atracción física, en un mundo donde los hombres en su mayoría buscan a las mujeres por su físico, o en los peores casos para tener aventuras sexuales, yo quiero estar contigo para cuidarte, valorarte, estar contigo con la motivación correcta, y que las gotas del profundo amor que tengo por ti pueda hacerte feliz y ayudarte a cumplir los planes y sueños que tienes.

   Finalmente desde mi habitación, viendo las gotas de lluvia caer, termino esta carta enviándote un beso de lo más profundo de mi corazón, esperando que la brisa pueda llevarlo hasta ti y refrescar tu interior.

Julio Maldonado de León.

jamdeleon517
Author: jamdeleon517

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Julio, no olvides la invitación a soñar ese ideal, y cuida las repeticiones.

Deja una respuesta

nueve − siete =