Reto #3

Hoy quise hacer algo diferente. Salí a caminar sin rumbo fijo y me he sentado en un prado verde acompañado del aroma a hierba recién cortada para observar el sol ocultarse mientras los últimos rayos de luz se reflejan sobre las nubes dando un espectacular cielo anaranjado. No hay nadie cerca.

Me gustaría tenerte junto a mí, disfrutando este concierto de matices y de colores únicos… quizá estas coincidencias me dieran el valor para decirte que todo este tiempo me he sentido tan cansado, tan vacío y saber que hoy estas en mi vida me llena de tanta satisfacción. Por eso hoy tengo tan claro que sueño contigo. Sueño con abrazarte para amarte sin límites, sin condiciones. Olvidar nuestros pasados que nos lastiman para curar juntos las heridas que en el camino nos han provocado.

Recorrer aquellos lugares que siempre hemos soñado. Visitar nevados tan blancos, selvas profundas o llanuras tan agrestes donde jugaremos bajo la lluvia, con la nieve con la arena. Tal vez llegue el día en que decidamos quedarnos en casa a disfrutar de buenas canciones mientras reímos con lo más absurdo o lloramos por historias que nos hacen felices o aquellas que nos destroce el corazón.

Oír tu dulce voz todos los días contándome las aventuras que has vivido desde las más tiernas hasta las más trágicas. Descansar en tu regazo mientras te escucho cantar aquellas melodías que tanto te gustan las que más amas. Bailar en el frío de la noche con canciones románticas o cursis, de esas que te aceleran el corazón.

No te mentiré. Habrá días oscuros y grises donde lleguemos a odiarnos por alguna pelea tonta o por razones ilógicas que solo a nosotros se nos ocurran pero te aseguro que todo lo resolveremos porque el amor que nos mantiene unidos será más grande y más fuerte que cualquier diferencia absurda, por eso… huye conmigo a los confines del universo hasta observar las estrellas más brillantes que habremos anhelado alcanzar en las noches de soledad. Te protegeré, te cuidaré y sobre todo nunca te decepcionaré, solo confía en mí, no soltaré tu mano. Yo por mi parte creo en ti, en que serás mi compañera inseparable… aquella persona que al final del día cuando todo me vaya mal y no crea ni en mí mismo, estará esperándome con una sonrisa haciéndome ver el valor de la vida.

Hoy estoy seguro que me faltaron las palabras para todo aquello que quiero decirte pero también sé que fueron las exactas para que esta tarde la calidez de tu alma me acompañara.

stevenmacas27
Author: stevenmacas27

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Bien escrito. Solo recuerda que estamos hablando del sueño ideal, y en ese ideal, esperas días en que la odies?

Deja una respuesta

4 × 1 =