Reto 20 Forma, fondo y Ritmo: El último día con los seres amados.

El último día con los seres amados

Yo Lorelupin Acevedo a mis 80 años, estoy en este hospital por 5ta vez y creo será la ultima, mis corazonadas me lo dicen, así que he citado a todos aquí en este cuarto frío de hospital, en dónde he creado miedo, angustias, llantos y tristezas, es de todos conocido mi miedo ante estos lugares y está situación, se que es el ciclo natural de la vida, pero aunque te prepares nunca estarás listo para decir adiós.

Van llegando todos, mis preciosos hijos Miguel y Alberto, los lindos clones de la casa, son muy diferentes entre si pero no dejan de ser unos gemelos inseparables y cómo olvidar a Marisol mi niña adorada, los 3 ya unas personas hechas y derechas, estoy muy orgullosa de mis hijos, ella una escritora de renombre y ellos unos reconocidos chefs y por último Humberto, mi amado esposo, él nunca me ha dejado sola a pesar de todo lo que a sucedido, ellos mi hermosa familia amada con todo mi corazón, nunca los olvidare y los cuídate desde el cielo…

—¿Cómo te sientes?.

—Todo bien cariño, solo cansada.

— Mamá, ¿Algo que necesites?, ¿Que puedo hacer por ti?.

—Nada, tu tranquila pequeña, pero acerquense debo decirles algo —Los 4 se acercan a mi cama  me dan un abrazo y después de unos segundos proseguir —Les dije que vinieran hoy porque me estoy despidiendo, escribí unas palabras que quiero que leas tú Marisol, si lo hago yo pasarán cosas que no quiero, por favor hija —Le entregué la hoja y ella empezo a leer la nota.

A mi hermosa familia:

Si leen esto, es porque me estoy despidiendo, no se cuanto tiempo me quedé, si unos días, una semana o el mes, solo se que este es mi último mes y no quiero dejar pasar la oportunidad de darle gracias a la vida por todas las cosas hermosas que me da, por esta familia hermosa con la cual obtengo muchas satisfacciones, unos hijos, nietos y nueros maravillosos, un esposo incondicional al que le estoy muy agradecida por compartir este camino a mi lado, nunca dejare de estar agradecida por todo lo que hace por mi…

Mi hija no puede seguir leyendo, comprendio lo que sucedía y empezó a llorar, sus hermanos la abrazaron para darle ánimos y a pesar de que estaba débil a causa de la última quimioterapia y con algunos aparatos conectados me pude incorporar y pedí que me abrazaran.

—Mis queridos hijos, no lloren, quiero que estén felices, me voy a un mejor lugar y desde allá los cuidare, algún día nos volveremos a encontrar en la casa de Dios, quiero que sigan siendo unos hijos maravillosos y no se olviden de su padre, sigan siendo una familia unida, cuiden siempre de los suyos y díganle a mis nietos y nueros que los quiero mucho, recuerdenme como la persona que los amo, cuido y protegió siempre, una persona con uno que otro tornillo suelto, alegre y positiva ante la vida, siempre que escuchen una maravillosa canción o lean un libro que les recuerde a mi, yo estaré con ustedes, sean personas de bien y que hacen lo mejor por ustedes y por los suyos.

Ya no pude seguir hablando con ellos, me dió un ataque de tos y me debilite, en ese instante mi marido se acercó y me tomo de la mano, no se que pasa pero sacó fuerzas y me volví a incorporar, le pedí a mis hijos si nos podían dejar a solas.

—Mi pequeña, deberías descansar.

—Lo se corazòn, pero debo aprovechar, quiero despedirme y no se cuanto tiempo me quedé.

—No tienes que hacerlo, nosotros lo sabemos.

—Corazòn, debo hacerlo, necesito hacerlo, sabes que siempre he sido una persona muy agradecida y eso quiero hacer, darte las gracias por todos los momentos compartidos, por nuestros hermosos hijos, por las aventuras, aprendizajes, por nunca dejarme sola, ser mi compañero de vida y enseñarme desde tu perspectiva lo bonito de la vida, disfrute mi vida a tu lado, cuida a toda nuestra familia, se su guía, no dejes de enseñarles lo bonito de la vida…

Ya no pude seguir hablando, de un momento a otro me empezó un paro respiratorio y mis órganos colapsaban, los aparatos que tenía empezaron a sonar, Humberto al darse cuenta salió de la habitación.

—¡Enfermera, Doctor!, ¡Alguien que nos ayude!.

Miguel llegó con el doctor, que les pidió a todos desalojar la habitación, varias enfermeras llegaron, me dieron primeros auxilios, trataron de revivir mis signos vitales, fueron unos 20 minutos hasta que no se pudo hacer nada, ya había dejado tranquila este mundo, porque pude despedirme de mis seres queridos.

Lore =)

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

lorelupin0307
Author: lorelupin0307

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. Me parece muy conmovedora la despedida, está muy bonito. Solo creo que tienes algunos errores de ortografía y repetición de palabras, pero nada que un par de leídas no puedan quitar ^^ ¡Buen texto!

    1. Muchas gracias por leerme y por las recomendaciones, a seguir puliendo el texto, me da gusto que lo disfrutaras, saludos.

  2. romina

    Muy bien la idea, nos falta trabajar la forma. Corregir, evitar repeticiones… buscar conectar…

Deja una respuesta

dos × 5 =