Reto 20/El último round

Un cuarto blanco, una cama blanca, tal vez el mejor hospital, huele a excelente limpieza, aparatos que pueden volver loco a cualquiera con su sonido: tit…tit…tit…Prefiero estar tranquilo aquí, en casa, acostado en mi tibia cama, viendo por la ventana el atardecer del día y sintiendo el de mi vida. No le creía a las personas cuando decían que si me descuidaba la vida pasaría una factura alta. Me enfrasqué tanto en la rutina que no le di importancia a aquél dolor en el corazón. Pensé que tal vez sería un dolor más y ya. La semana pasada ése dolor se hizo más intenso, sentí que me estallaba el pecho, el brazo izquierdo me empezó a hormiguear, quería llorar de la desesperación, perdí el conocimiento; estaba en el trabajo, es lo último que recuerdo. Después de unos días de hospitalización, el médico habló conmigo. El diagnóstico no era el que deseaba pero era el que de alguna manera ya imaginaba. Me siento impotente, tengo mucho miedo. Un coraje, una sorpresa, un descuido y todo se acabó. Le fallé a mi corazón. 

 

Tal parece que fue ayer, después de tomar un café y pasar a rezar la Catedral, salimos tomados de la mano, teníamos unos meses de ser novios. Caminamos al centro del zócalo, ahí nos detuvimos, me puse frente a tí, nos veíamos a los ojos y sin importar que todos nos vieran grité que te amaba, te pusiste roja, sonreíste, comenzó a llover y me diste el mejor beso del mundo. También recuerdo cuando estábamos en la boda de tu amiga Daniela, la fiesta estaba aburrida y de repente te propuse irnos a Acapulco, tus grandes  ojos claros se abrieron mientras me decías: ¿ahorita, cómo crees? Con mi sonrisa pícara te dije que sí, te convencí y nos salimos con dirección a la terminal de autobuses, todo mundo se nos quedaba viendo en el metro, yo de traje y tú de vestido de gala. Llegamos al puerto de madrugada, y  todos pensaban que estábamos recién casados, nos pusimos a correr descalzos por la arena,  la luna llena apareció ser testigo de nuestro amor, nos abrazamos, nos besamos y ahí en la orilla del mar, escuchando de fondo el sonido de las olas, fue la primera vez que me juraste que siempre estaríamos juntos, lo bueno que después no te arrepentiste en el altar.

 

Y ahora tantos años después, te escribo esta nota para despedirme, tal vez te enojes por decirte ésto primero por escrito, pero prometo que lo hablaremos. Eres una mujer fuerte, me lo has demostrado a lo largo de nuestro matrimonio. Te gusta el box al igual que a mí y ese deporte era la analogía perfecta para enfrentar los problemas de la vida y ahora me ha llegado el último round. Créeme que tampoco me quiero ir, me falta valor para enfrentar éste momento. Lo único que me da un poco de serenidad en éstos momentos es mi fe y tu amor. Cuando tomas mi mano me siento el hombre más valiente del mundo, no me sueltes hasta que haya terminado todo. Promételo por favor. No me veas con esa cara, sabes que podemos leernos las miradas, sé lo que piensas y claro que podrás con esto, tienes a nuestros hijos y a nuestros nietos, ellos son fruto de nuestro amor y al verlos recordarás lo mucho que nos amamos. Al principio cuando te estaba conquistando te gustaba que te escribiera poemas aunque no fueran de mi autoría, y ahora que está más cerca mi último momento, con mis últimas fuerzas también quiero escribirte algunos versos.

 

Este cariño triste, apasionado y loco

me lo sembré en el alma para quererte a ti

No sé si te amé mucho, no sé si te amé poco pero si sé que nunca volveré a amar así

Te digo adiós y acaso con ésta despedida mi más hermoso sueño muere dentro de mí

pero te digo adiós para toda la vida aunque toda la vida siga pensando en ti…

 

Gracias por todo el amor que me diste,me hiciste más feliz de lo que imaginaba, cada vez que lo necesitaba inundaste mi ser de paz con tus palabras y tu comprensión; me tengo que ir pero te estaré esperando en el cielo, no lo dudes eres la mejor esposa del mundo, cuando me extrañes recuerda cuando te abrazaba y así me sentirás cerca, los ojos se me llenan de lágrimas al pensar que ya no estaremos juntos. Siempre te llevaré en mi corazón. Te amo mi Cuore, Te amo para siempre mi amada Cuore.

 

marioenrique983
Author: marioenrique983

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Nos falta ordenar más la idea. Piensa en el lector, recuerda que pedimos narrar en primera o tercera.

Deja una respuesta

uno × 5 =