Reto 20: Donde tú estés, ahí estaré contigo

Donde tú estés, ahí estaré contigo

 

Observo el reloj, nervioso son alas 6:15, Michelle ya tenía que estar aquí, cojo el celular una vez mas para llamarla.

 

No contesta, ¿le habrá pasado algo? O tal vez se arrepintió.

 

—¡Rubens, aquí estoy! —clamó con voz intensa de emoción—.

—¡A hola! Estaba preocupado creí que no vendrías. Mi familia no puede esperar mas para conocerte.

 

Era sábado por la tarde, el día había llegado, Michelle al fin podía conocer a su futura familia por primera vez. Los mariachis fueron la sorpresa de la noche. La familia de Rubens no podía estar mas feliz por un futuro tan prometedor que los esperaba. Antes de entrar a casa, Rubens la tomó de la mano.

 

—Sabes Michelle, desde la primera vez que te vi, me gustaste, y en ese momento pensé que tu serías siempre mía — ella no pudo contener su sonrisa—, te voy a amar por que tu eres la mujer que siempre soñé.

 

Los mariachis cantaron por mas de dos horas y la fiesta continuó hasta el amanecer.

 

Pasaron los días, No podían esperar mas y decidieron unir sus almas para siempre. Decidieron emprender un viaje por Alaska como de luna de miel. Los dos felices por el mundo, en ese mismo año consiguieron la casa de sus sueños.

 

El tiempo pasaba, nuestro amor parecía no tener un final. Un día, en mi área de trabajo, sufrí un desmayo que me llevó directo al hospital, no quería preocupar a mi esposa y decidí no decir nada. Después de varios minutos el Doctor se hiso presente, y recibí la peor noticia de mi vida

 

—Sr Rubens tienes que ser fuerte, te hemos encontrado un cáncer maligno, te lo explico; Elcáncer linfáticocomienza con la aparición de un linfoma en el tejido linfático, lo cual produce la proliferación maligna de linfocitos en la parte interior de los ganglioslinfáticos. Tienes menos de dos meses de vida.

 

En ese momento sentí que el mundo se vino abajo, descubrí que mi tiempo en esta tierra había llegado.

 

No podía callarlo mas, tenía que decírselo, la cité en el lago que siempre solíamos ir para relajarnos. 

El agua serena, las hojas se las lleva el viento, el aire con un atuendo abatido. En la misma piedra nos sentamos.

—Tienes que leer esto.

 

Mujer el mundo está amueblado por tus ojos
Se hace más alto el cielo en tu presencia
La tierra se prolonga de rosa en rosa
Y el aire se prolonga de paloma en palo
Al irte dejas una estrella en tu sitio
Dejas caer tus luces como el barco que pasa
Mientras te sigue mi canto embrujado
Como una serpiente fiel y melancólica…

Vincent Huidobro

 

—Me agrada, pero también estoy confundida ¿Amor porque estamos aquí —con un tono borroso mencionó—, desde que fuiste al hospital ya no eres el mismo? Me dijiste que no fuera a visitarte, ¿Te pasa algo?

 

—Me pasa que… ¡Que te amo! —Con yanto en los ojos murmuró—, no puedo contener mas este dolor y es mejor que lo sepas hoy mismo. Sabes, “siempre te voy a querer” sin importar lo que pase.

 

—¡¿Pasa algo?! Te quedas callado como si algo esta a punto de suceder.

—Tengo que hacerlo —tocando su párpado izquierdo—.

—No me tortures mas, ¡dime lo que sucede! —. 

—Tienes que ver esto—lentamente le doy los resultados del doctor—.

 

Sr Rubens, Elcáncer linfático es terminal, no puedes seguir una vida normal… tienes aproximadamente dos meces de vid…

—¡¿Te vas a morir!? ¡No!, ¡No por favor! No me puedes hacer esto. Tu eres mi vida, sin ti no soy nada. ¡No…! —sus lagrimas cayeron—.

 

En el transcurso de regreso a casa había un silencio total, no lo podía creer, pero tenía que dejarla sola. Antes de dormir esa noche le escribí unas líneas.

 

Era de madrugada, Rubens sufrió un paro cardiaco, convulsionaba, sudaba. Su respiro era cada vez mas lento. En ese momento entro Michelle, gritaba, desesperada suplicaba que no se fuera, lo abrazó con todas sus fuerzas por varios minutos. En ese momento se dio cuenta que ya nada era posible, en el piso vio la carta que él no terminó de escribir.

 

Mañana partiré a un lugar

Un lugar en donde tú no estas

 lo tengo que aceptar

Mañana dejare de existir

Mi corazón dejara de latir 

viviré del recuerdo

Tú recuerdo…

 

“Siempre te voy a querer”

 

 

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Ruben Mendez
Author: Ruben Mendez

One

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Bien la idea. Falta corrección. Errores de dedo, en el uso de los guiones (nunca se cierra con guión)… leer leer leer antes de subir.

Deja una respuesta

3 × uno =