Saltear al contenido principal

Reto #20

Hoy todo se vio muy diferente, las calles tenían más color, la lluvia parecía que empapaba más, la gente parecía distinta con rasgos más caricaturescos que hacían de sus rostros mucho más graciosos.

Hoy me enfoqué en cosas que nunca me había percatado pero que siempre habían estado ahí. Hoy probé cosas que jamás me hubiese atrevido, descubrí olores que nunca los había percibido, también ande descalzo por la hierba mojada para tener un tacto diferente de lo que siempre había estado bajo mis pies, escuché música que nunca me atreví a reproducir. Hoy me atreví a experimentar nuevas maneras de ver la vida y apreciarla de forma única. 

No sé ni cómo decirlo y se me hace tan complicado hacerlo sin llorar pero una enfermedad terminal me tiene cautivo gracias a la genética. Cuando el doctor me lo dijo no supe cómo reaccionar, tan solo agradecí y salí de ahí con un vacío que me quemaba el alma. Mis padres y hermanos me abrazaron inmediatamente, lloré como un niño junto a ellos dejando al descubierto que no era tan fuerte como aparentaba, es por eso que hoy quise guardarme un último retrato de todo lo que me rodea antes de marcharme de este mundo y mi familia me ayudó, ha estado conmigo todo el día, hemos disfrutado haciendo actividades que nunca creí realizar paseando por algunos lugares agrestes, fotografiando animales raros y valorando cada segundo de vida que me queda. Después de todo un día lleno de aventuras llegamos a nuestra casa a descansar, me despedí de ellos como costumbre aunque no pude evitar que se me escaparan algunas lágrimas pero me mantuve fuerte y huí rápido de su habitación para no ver sus expresiones de pena y tristeza porque me desarmaría verlos así.

Por ahora estoy en mi encerrado por cuatro paredes, dejé la ventana abierta para escuchar las gotas de lluvia y sentir el aire frío de la noche que tanto me gusta para escribirte como es costumbre pero sabiendo que será la ultima vez que lo haga.

Princesa, en momentos como este siempre se valora mucho a las buenas personas que se tiene a nuestro lado, aquellas que hacen posible nuestra felicidad y nos dan tanto con su presencia y tu mi amada eres aquella persona que siempre me brindo alegrías, risas, emociones y tantos buenos consejos, me dejaste ver que no soy tan malvado cómo creí ser e hiciste que disfrutara de otros horizontes que jamás imaginé poseer.

Cuánto no has hecho por mi y cuánto quisiera hacer yo por ti, si pudiese te daría una pequeña parte de mi corazón para que sientas todo el amor que te tengo pero también me entenderías que jamás podría decirte todo que estoy escribiendo porque sufrirías demasiado y no me gustaría que los ojos que tanto amo se opaquen por un sentimiento tan malvado como es la tristeza, tampoco sería tan fuerte como para decírtelo a la cara porque al mirarte sentiría tanto miedo de irme de este mundo que tan solo me aferraría a ti mientras le suplico a Dios que me de la oportunidad de seguir vivo junto a tu lado. 

Tengo tanto que contarte, tanto que decirte pero no sé cómo expresarme no cuando la garganta se me hace nudo y las lagrimas difuminan mi vista impidiéndome escribir muy bien, solo puedo decirte que jamás te olvidaré, estás grabada con fuego en mi corazón y tatuada para siempre en el pecho de mi alma que no me harán jamás apartarme de ti ni por un instante, aunque mil tempestades azoten nunca borraré todo aquello que juntos vivimos, las tardes en el cine, las largas noches de conversación, la comida que tanto amamos no podré olvidarlo. 

Hoy todo se ha visto diferente, nunca pensé que las cosas ordinarias tomaran tantos matices y colores que jamás imagine pero de todo lo que hoy he hecho tener la oportunidad de escribirte esto ha sido lo más precioso de toda mi vida. Hoy me despido con un sabor agridulce, por tanto que no pude hacer, por lugares que nunca podré ver ni por comidas que no podré saborear pero me a la vez me voy tan feliz de este mundo porque después de todo me llevo el mejor regalo que Dios me hizo para este corto viaje y es el haberte conocido para recordar siempre, cada vez que sienta que no estoy más en este lugar. Cuídate mucho mi princesa donde quiera que esté nunca te voy a dejar.

Acerca del autor: Steven Macas

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Romina Bayo Steven: la consigna era aplicar todas las cámaras en el relato. Que pasaran cosas. Escribes muy bien, pero cuida que la ontología no termine volviéndose lenta por la ausencia de acción, de una narración ágil. LOs personajes deben conectar con el lector.
Volver arriba