RETO 2: Puerta cerrada

Con la puerta cerrada y desde la tranquilidad de mi habitación, me atrevo a escribirte, sabiendo que no sabes leer, en algún momento del día me animare a leerte esta carta, tal ves cuando las aguas se tornen mas tranquilas.

Nuevamente te dije que me iría de la casa, me disculpo por eso, resulta que en ocasiones la rabia habla cuando tu corazón calla y si me encierro en mi habitación es para no discutir con el, no quiero ser la causante de tu llanto, que tus lagrimas no sean derramadas por mi causa, por eso me encierro en esta pequeña habitación de paredes morrón y cortinas negras, “algo lúgubre” dices tu, pero la oscuridad le da tranquilidad a mi mente en las noches de insomnio. Alguien especial para ti me visita el día de hoy, ronroneando a mi lado Mimic se recuesta en la libreta mientras intento escribir, creo que a ella también le gusta el olor a lavanda, toda la casa tiene impregnado ese aroma que tanto te encanta, la pequeña peluda por fin me dejo tranquila salto de la cama y se metió al closet, no sin antes olfatear mis libros que están sobre el buro, muchas veces me has dicho que los venda o los regale, la verdad es que no puedo regalarlos, venderlos o donarlos, desde el momento que los compre formaron parte de mi, como todo lo que hay en esta habitación, incluso las paredes cuentan parte de mi; desde el cuadro del el santo que venero, en la entrada esta una obra de arte hecha con plastilina ese dibujo te mostrara las partes de mi cuerpo que no me gustan, su fecha de creación… en una clase de preparatoria, hay dos cuadros de lobos y sobre la cabesara de mi cama hay un colach de mis sueños cada uno con fecha de vencimiento. Se que la enfermedad que azota este  mundo, no realizo muchos cambios a nuestra vida, yo sigo trabajando jornadas normales y tu continuas en tus momentos de soledad. Hoy hablamos nuevamente, dios sabe cuanto desearía que no te sientas sola, seca tus lagrimas y deja de torturarte, deja de mirar esa puerta blanca que oculta el motivo de tus tristezas. Sinceramente no se en que momento tu rabia sea convertido en resentimiento, no se en que momento tu resentimiento sea convertido en dolor. Nunca intente alejarte de mi, si quise mandarte fuera durante la cuarentena era para que estuvieras mas tranquila, desearía verte sonreír y que buscaras mas motivos para levantarte día con día, quiero que te des cuenta que en ocasiones la soledad es buena cuando la miras desde otro angulo y así como tu deseas lo mejor para mi, yo también deseo lo mejor para ti… se fuerte y sonríe siempre.

agomezgutierres
Author: agomezgutierres

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    En el video de ayer y hoy hablamos de como alcanzar la emoción que queremos transmitir. Vuelve a mirarlos.

Deja una respuesta

17 − 9 =