Reto 2- A mi mejor amiga.

Para mi mejor amiga:

Resguardado en la sala en medio del silencio y oscuridad de la noche, un sentimiento de nostalgia me hizo despertar de mi sueño, pasaron en mi mente tantos escenarios, donde nos encontrábamos juntos mano a mano, no pude evitar que en mi rostro recorrieran lágrimas. Levante la mirada para contemplar el cielo nocturno y pude mirarlo con muchas estrellas en él, mismas que en ocasiones mirábamos juntos. Surgió un  tremendo deseo por ir hasta ti y abrazarte, hacerte sentir mi calidez, como lo hacía antes.

Recordar lo anterior me hizo extrañarte muchísimo y me gustaría recordar contigo momentos que  dibujen en ti una sonrisa, sé que te resguardas  en la fortaleza de cuarto y es impenetrable en estos momentos, por el entorno que nos rodea tal vez te sientas sola pero no es así, Dios esta contigo y yo trato de hacerlo a través de mis escritos para ti,  la distancia y espacio que nos separan ahora, nunca fueron impedimento, para que nos hiciéramos compañía  a través de los lazos que durante años formamos. 

Siempre admire tu sonrisa, esa curva en tu rostro que causa una sensación de bienestar y paz. ¿Recuerdas  cuánto  reíamos antes? Nos faltaba el aire y se nos entumecía la panza, en ocasiones hasta terminábamos tosiendo por tanto reír y nos hacía falta el aire. 

Desde que te conozco, siempre has desbordado alegría, se me viene a la mente una vez en la puerta de tu casa, nos encontrábamos sentados en la acera hablando de cosas importantes, te preste atención como muchas otras veces, pero en esta ocasión tu mirada era diferente,  te sostuve la mirada por un par de segundos y te chiveaste y me sentí muy feliz por ti, te veía tan tranquila y amena hablando conmigo y mientras charlábamos tu sonrisa estaba presente en cada momento, tus ojos funcionaron como ventanas en tu interior y se veía la alegría que en ese momento tenías por  dentro, no pude interrumpirte mientras hablabas. Recuerdo que ambos estábamos en fachas, traíamos la ropa del diario y yo como de costumbre no andaba peinado, terminaste de hablar y te pedí que nos levantáramos, no habíamos charlado así en meses, insistí en que me fotografiaras mientras hacía muecas, tú aceptaste y seguiste el juego. No sé cuánto tiempo paso, pero ese día sentí que éramos los mejores amigos esos que hablan de cualquier cosa y dan saltos de fe, esos que no se ocultan secretos y solo disfrutan de estar juntos y ser. Extraño mucho reír contigo y las horas largas de pláticas que pasaban sin que nos diéramos cuenta,  en verdad me encantaría que cuando todo esto termine nos demos la oportunidad de salir una vez más y reír juntos hasta, como antes, sin que el tiempo pase, hacerlo nuestro cómplice.

Con cariño, José.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Jose Can
Author: Jose Can

José

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    El objetivo del reto 1 no está presente en este texto, que era la fusión del uno con el dos.

  2. Jose Can

    Muchas gracias, lo tendre en cuenta en el siguiente reto.

Deja una respuesta

cinco − 1 =