RETO 2: CONEXIÓN “Presente en la lejanía”

Y pensándote recostado en la cama con los ojos cansados, activo la alarma de mi celular, extiendo mi mano y lo dejo en el buro, con una sonrisa en el rostro me acurruco entre las almohadas y cierro mis ojos para descansar.
Un sonido tintineante escucho, lentamente me siento al borde de mi cama a desactivar la alarma del celular, me estiro por un momento y me preparo para ir al trabajo.
Parecía un día normal y tranquilo, pero de pronto muchas personas llegan, los miro y actúan de forma muy inusual, desesperados tomando cosas por todos los pasillos y sin saber que más comprar, parecía que iban a enloquecer. 
Saliendo de trabajar y caminando por el centro veo varios locales cerrados y muchas personas usando mascarillas algunas sentadas en los pocos puestos abiertos conversando con gestos de angustia en sus rostros.
Tintinea mi celular y abro un mensaje tuyo, desde el otro lado del mundo me escribes que todo va peor, que a diario hay muertes y que estás muy triste, que el encierro obligado te hace sentir mas solo que nunca. Y yo preocupado por ti y sin saber que decir me subo al auto y conduzco a casa.
Y nada alentador me viene a la mente, a mi tampoco me gusta lo que sucede, quisiera ir al gimnasio pero ayer lo cerraron y salir a tomar un café con amigos no es una opción, el distanciamiento tampoco me sienta bien, quisiera decirte lo mal humorado que estoy, pero eso ahora de nada te sirve.
Y durante todo el día pensando sin cesar preocupado por no saber que decirte, recordé que un día me dijiste que si las cosas iban tan mal, solo podrían mejorar.
Y llega la noche aproximándose la hora, tomo mi celular y falta poco para las 10:00 pm, en la cocina de mi casa estoy, moviéndome con agilidad para terminar rápido. Camino al baño, tomo mi cepillo de dientes y me detengo un instante para pensar, me miro en el espejo y veo esos hoyuelos que tanto te gustan y que aparecen solo de saber que en breve podré leerte.
Y con la noche llegan tus mensajes, me llenas con tus textos, me das las buenas noches y me preguntas como estoy y te contesto y además te recordé lo que alguna ocasión me dijiste y te dije:
Tú no estás solo, estoy del otro lado del mundo pidiendo por ti, para que el encierro no te carcoma o te deje enloquecer, aprovecha el tiempo y toma tu teléfono, llama a tus amigos, a tu familia, ellos necesitan escuchar tu voz y saber que estás bien, en medio de este distanciamiento acércateles con textos, con palabras, con lo que hay dentro de ti. Ve las estrellas al lado de los que amas o miren el amanecer. Cocina para ellos, haganlo juntos. Brinca, lee un cuento, juega ajedrez, escríbele una carta a un ser que amas, dile que estás aquí para él, así como estoy yo para ti, para escucharte, para leerte, para comprenderte y al terminar todo este caos estaré contigo como ayer, como hoy y como siempre, en medio de estás cuatro paredes recostado en mi cama, llenandote de mensajes y haciéndote reír, diciéndote que me importas y que contigo las horas parecieran minutos, que tus sonrisas alegran mis días y tus ocurrencias hacen aparecer las mías.
Y al terminar el día apagando el destello de luz en mi celular te quedas brillando en mi mente para cobijar mis sueños y en el siguiente amanecer estaré compartiendo contigo la felicidad de tenerte siempre presente.
Moises B.
zeltic24mh
Author: zeltic24mh

0

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Moises, relee lo que se pide en el reto. Es describir el espacio donde estás… no todo lo que has hecho desde que despertaste. Se trata de trasladar al lector a un espacio definido.

Deja una respuesta

nueve + 4 =