RETO #2 CONEXIÓN – NOCHES INTERMINABLES

Te vas alejando de mí. Tu silueta se va perdiendo en la oscuridad de la calle. Por más rápido que corra no logro acortar la distancia, grito tu nombre y ni siquiera te volteas. 

Hace un minuto me refugiaba en tus brazos, sentía la calidez de tu pecho y de repente me apartaste irritado y te marchaste diciéndome que no insistiera más. 

Siento un hilera de agua tibia por mis mejillas. Me despierto agitada. Siento la espalda sudada, las manos me tiemblan. Siento el corazón encogerse dificultando mi respiración. Me incorporo sobre la cama.

Vuelvo a la realidad de nuevo, tu ya no estás, hace una semana que te marchaste de mi vida y por más que te rogué no logre detenerte. 

Siento el alma hecha añicos, las pupilas me duelen de tanto llanto. Camino automáticamente hacia la puerta trasera de mi habitación, puedo vislumbrar las flores del jardín. Es luna llena, Camino más. Siento el césped mojado por el rocío de la noche. Dejo caer todo mi peso sobre las rodillas, me pongo a llorar con todas las fuerzas que aún me quedan.

Nadie me escucha, es de madrugada. Todas las noches sueño que estás a mi lado, que nuestra relación nunca terminó, que aún sigo siendo tu amada y de repente te marchas.

Estos días estuve intentando contactarte por todos los medios pero me tienes bloqueada; de las redes sociales, de las llamadas, de los mensajes.

Recuerdo muy bien la última vez que escuché tu voz, me decías que te  habías cansado de mí, que ya no estabas seguro de nuestro amor.

No estoy segura de aguantar más este dolor, es como si te arrancaran las alas lentamente. Miro al cielo y pido a Dios que me abrace y me lleve donde estás. Es imposible.

El dolor de mis rodillas por el frío me obliga a volver a la habitación. 

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    El texto no responde a lo que se pidió en el reto.

Deja una respuesta

2 × 1 =