Reto 2 Conexión

Mi amor

Luego de mi jornada habitual me encontraba acalorada, polvorienta y algo pegajosa, de vuelta de ese pueblo lejano cuya gente posee un aroma tan peculiar como a tamalitos y leña. Tras un extenso recorrido por los caminos entre campos verdes y dorados, todo lo apacible de la zona rural, en contraste con el ruido de la gran ciudad, mi casa es un alivio sin igual.

Por fin inhalo y exhalo, el olor a castaña es tan relajante, el baño que me he dado ha dejado un aroma dulce, suave y ligeramente cítrico en mi piel. Me encuentro en mi estudio color rojo carmesí, adoro ese color intenso que me mantiene alerta. Te recuerdo y una sonrisa inevitablemente aparece en mi rostro, recuerdo  donde estas, lo que ahora estás haciendo y cuan feliz me hace que estés solidarizándote con quienes requieren apoyo, estoy contigo.

 Me acomodo en mi sillón de respaldo alto, frente a mi escritorio de cristal negro, tengo encima el primer tomo de “Don Quijote”, mi computadora está encendida y dejé en pausa uno de tus vídeos sobre “La gitanilla” obra de Cervantes Saavedra, sonrío. Bajo los pies descalzos, percibo lo frío del suelo, siento tan grato el frescor aunado al de mi cabello mojado sobre mi nuca, cuello y espalda; de pronto siento un cobijo reconfortante, aquí pese a que soy la única en la habitación sé que tú estás conmigo.

Soy la doctora del pueblo, me protegí con mi acalorado traje de dos piezas, una bata blanca, luego una azul, gorro, lentes, cubrebocas, y 30° C, sí que hacia mucho calor. ¿Sabes porque lo sigo haciendo? Te diré que lavo más de 30 veces manos y muebles cada día, porque se que soy parte importante para que esto acabe y podamos estar juntos tú y yo, e ir a tomar ese “algo”, café o cerveza, una limonada o piña colada, una coca-cola o un helado de fresa, lo que tú prefieras será delicioso contigo.

En el fondo escucho “Live is life” de Opus, cómo adoro esa canción (“Nana nana na live is life…”) la energía se siente tan positiva. Así me siento justo ahora, sumamente optimista. 
Cuido mis manos en exceso para poder tomar las tuyas fuerte una vez que nos reencontremos y no soltarte nunca más. (“Nana nana na”)
Cubro mi boca, para que cuando nos besemos por primera vez, nuestro beso sea infinito. Protejo mis ojos con lentes, para poder admirar tu belleza particular, esa manera de hacer el amor con la mirada, todo tú ser tan misterioso, que tanto adoro. Quizá me cubro un poco más tanto que asusto a los demás. 
(“Every minute of the future is a memory of the past”)

Cuando creo desfallecer ante mi sauna defensor, pienso en que lo hago “porque hay alguien en mi futuro a quien amo, es un hombre que espera por mí, y yo me protejo para volver hasta su lado.” Tú.

Junto a mi computadora tengo un marco de cristal negro con nuestra foto juntos, esa algo borrosa, donde estamos sonrientes, nerviosos, con nuestros corazones bombeando tan fuerte que seguro tu mano tembló en la captura y salimos borrosos. Recuerda que tenemos pendiente esa nueva toma, y muchas más que vienen por delante.

Traje un poco de agua fresca de mango, esta dulce, espesa casi como un jugo, los hielos se asoman flotando, el clima lo amerita, se que te va a gustar. Sí mi amor, ya te daré a probar esto y mucho más que habremos de compartir, pues sabes que te amo en mi futuro y te veo a mi lado te lo aseguro. Sonríe, adoro como se forman esos hoyuelitos entre tu tupida barba cuando sonríes, quédate ahí en tu refugio un poco más, mientras yo sigo luchando por nuestro amor.

Yo te amo en mi futuro y hoy me protejo por ti.

Tuya Dulce

1

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. ¿Me encantó! tienes un don increíble, me recordó a la persona que amo, que se encuentra muy lejos de mi, pero la distancia muchas veces no es nada

  2. romina

    La fusión quedó algo confusa. De golpe estas en tu cuarto luego estas en el campo… cuida que al leerlo se sienta un solo texto

Deja una respuesta

cinco × cinco =