RETO 2: Bienvenido a casa

Son aproximadamente las 12:30 de la noche, me gustaría poder decirte que esta es una noche fresca y de la cual podemos disfrutar mientras escribo estas líneas para ti, pero no es así, en mi habitación se perciben las brasas ardientes de una fogata, tan insoportables que mis mejillas hierven minuto a minuto, toman ese color que tanto me desagrada, me hierve la sangre y a su vez unas gotitas cálidas recorren alrededor de mi rostro y terminan su ciclo impregnadas en mi camisa, puedes escuchar un sonido que proviene del techo, no te asustes, es sólo mi ventilador dando vueltas igual que una rueda de la fortuna en pleno parque de diversiones, el aire que desprende no es del todo fresco, no te desesperes, enseguida abro la ventana para que la brisa de esta noche  inunde cada rincón de nuestro cuerpo y dejemos que este momento sea agradable para ambos. Lo olvidaba, mientras tanto toma asiento, que enseguida te traigo un té verde de esos que tanto te gustan.

Puede que mi habitación te sofoque un poco, las paredes neutras y blancas casi no tienen mucho que ofrecer, la habitación es tan pequeña, lo sé, apenas cabe la mesita de noche que ves en aquella esquina a un costado de mi cama de madera, pero la iluminación es estupenda, esos destellos blancos y pequeños permiten reflejar el armario y esas dos fotografías que puedes ver colgadas cerca de la puerta. Tuve tiempo de lavar esta mañana, así que no te sorprenda el olor a prendas recién lavadas en las sábanas y cobijas.

Permíteme contarte algo, mientras te doy tu taza de té, esta noche me has quitado el sueño, te he recordado y mi mente no deja de recordarte, el solo hecho de pensar en tu presencia me hace recordarte más, cada rasgo tuyo, ese rostro ovalado, tu mentón puntiagudo, esa tez blanca que tanto te empeñas en mantener perfecta, tus ojos pequeños, rasgados, con ese brillo que realza el significado que guarda tu nombre oriental.

Se me ha venido a la mente tu dedicación, tu puntualidad, pero sobretodo tu valentía, es difícil imaginarte viviendo en otro país, viajar hasta el otro lado del mundo, adaptarte a una nueva cultura solo para cumplir un sueño, eso déjame decirte, es admirable. Por eso he pensado en ti y hoy quiero compartirte cómo la he llevado:

Al día de hoy, el tiempo me sobra, cada día que pasa soy como una niña descubriendo nuevas cosas, me apunté a clases en prestigiosas Universidades, conocí profesores de otros países, he asistido a numerosos conciertos en donde esas mariposas en mi estómago se revolotean solo de ver mis artistas favoritos, he bailado diferentes coreografías para sentirme aún más viva y a gusto con mi cuerpo, ¿y sabes que es lo mejor?  todo esto lo he hecho desde la comodidad de este hogar en el que ahora mismo te encuentras.

Sé que todos afrontamos esta situación de diferentes formas, probablemente esas cuatro paredes que dejaste hoy por venir a pasar un rato conmigo no hacen sino sofocarte más, que a pesar de que todos los días ves el sol salir a través de tu ventana no lo sientes su calor ni su luz resplandeciente en realidad.  Y te entiendo, tal vez lo último que quieres es afrontar esto con una sonrisa, pero créeme, aunque no existan motivos para ello, una sonrisa hace la diferencia.

Por eso, quiero invitarte a que tomemos esta situación como un regalo, lo sé, los regalos en ciertas ocasiones no son de nuestro agrado, pero no son del todo malos, todo tiene una razón de ser, aquí lo importante es cómo decidamos verlo.

Mientras todos gritan y sienten esa taquicardia, falta de aliento en el pecho, náuseas, dolor de cabeza o pensamientos excesivos causados por el pánico e incertidumbre yo veo una oportunidad, de aprender y de no olvidarte a ti en el camino.

Desconozco tus creencias, pero a lo que sea que tú le tengas fé, es momento de hablarle, contarle tus miedos, tus alegrías, pero también tus tristezas, de pedir por los tuyos y sobretodo, de no olvidarte de ellos.

El té se ha terminado, ¿verdad? Permíteme abrazarte, voy a acercarme a tu oído y te susurraré lo siguiente por si nadie te lo ha dicho hoy: Todo va a estar bien, hoy, mañana, en un mes, te lo aseguro. Hoy tenemos la oportunidad de vivir, así sea encerrados tenemos miles de mundos por conocer, hagamos que valga la pena. Te recuerdo que no estás solo en esto, estamos juntos en esto, cuentas con mi apoyo, siempre. Eso es, bienvenido a casa, te espero muy pronto, no olvides siempre sonreír.  

Con cariño, Yesi.

yesi_173
Author: yesi_173

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Recuerda la emoción que quieres provocar… Usa la imaginación, me has dado la peor vista de tu espacio, y lo has hecho tan bien que he querido salir corriendo de allí.

Deja una respuesta

20 − nueve =