Saltear al contenido principal

Reto #2

Hace un rato llegué a mi casa, no había nadie así que fui a mi habitación aprovechando el silencio del atardecer para pensarte, para dibujarte. Hace frío, he ido por mi suéter para abrigarme aunque estoy consciente que al final no me hará falta porque extrañamente te siento a mi lado y la calidez de tu ausencia estoy seguro será el mejor cobijo.

Me siento cansado, es tanto que he olvidado arreglar mi habitación, muchas hojas están regadas por todos lados, hay algunos libros abiertos a mi izquierda junto al montón de ropa en una silla, es como si un huracán hubiese pasado por aquí. Normalmente mi espacio para trabajar no es así, créeme, solo que estos días lo único que he hecho es estudiar y cuando lo hago me olvido de todo lo que me rodea, aún así no he querido organizar nada porque por mi ventana lo que la naturaleza proyecta es increíble, tanto que ha logrado hipnotizarme, un escenario doble digno de admirar y hasta de fotografiar, de un lado una hermosa puesta de sol que se refleja en las nubes dando un anaranjado espectacular al cielo como si estuviese en llamas y del otro, un cielo gris, triste y de escaso color… si pudiera tener una referencia a la vida que llevo sería lo que estoy viendo justo ahora, algo colorido y grisáceo (luego te contaré porque) pero antiguamente todo era sombrío para mí, recuerdo que la mayoría de eventos que me ha tocado sobrellevar no han sido los mejores, siempre tuve que soportar algunas experiencias desafortunadas, mezclados entre pocos aciertos que he tenido con las desdichas de cada jornada, pero ya que hablo de todo lo negativo no puedo olvidarme las veces que me sentí tan deshecho y derrotado, mi vida no era la mejor pero aun con las fallas que representaba tenía a gente maravillosa a mi lado, mi familia, mis amigos y todo lo demás para subsistir… en pocas palabras teniendo mucho no tenía nada porque sentía un vacío difícil de explicar, entender era fácil pero lo complicado era la solución y es que experimentaba estar perdido en el mar de la soledad y la tristeza.

Al día de hoy sigo siendo la persona a la que anda le sale bien y que por más que luche por lo que cree correcto nada le da frutos pero hay una gran diferencia entre el viejo y actual yo, es que siempre sonrío porque sé que ahora hay alguien dándome fe para continuar, como te dije antes, mi vida de hoy en día es como el cuadro que veo ahora, de colores y de sombras pero es porque tu apareciste para salvar al naufrago de la melancolía en que se ahogaba.

Cuando supe que existías entendí que la vida no solo se basa en blanco o negro, si no que existen una infinita gama de colores para conocer y es por eso que si pudiera regresar el tiempo, no iría a corregir las cosas que me han salido mal si no que correría a tu casa, golpearía la puerta y empezaría a hablar de cosas sin sentido solo para verte sonreír. Aprovecharía cada segundo para ver tu hermoso rostro y que me miraran tus lindos ojos. Te diría que serás la persona que nunca me decepcionará y yo seré aquella que hará todo lo posible por verte feliz. Tomaría ese tiempo extra para saber mucho antes, que nada estaba perdido y que solo me faltabas tú en mi vida para empezar a existir de verdad, desde ese momento invertiría mejor mi tiempo de manera inteligente sin desperdiciarlo en personas o cosas que no valían la pena y por ultimo te abrazaría… lo haría para darme más valor y ser más paciente hasta el día en que Dios me permitiera conocerte.

He imaginado y he visto una y otra vez ese escenario tan nítido en mi cabeza como el espectáculo que tengo en frente, así que empecé a escribir todo lo que siento y lo que palpo en un cuaderno para vivir una gran fantasía de verdad lejos de esta realidad (un poco absurda) porque es la única manera de viajar en el tiempo de manera diferente y te prometo que esta será la primera de muchas aventuras que viviremos juntos, aunque estemos separados cientos de kilómetros nos unirá la belleza de las letras y las palabras que gracias a ti han brotado de mi bolígrafo.

No sé si a ti también te apasione ver cosas tan simples como un atardecer pero si no, cuando nos volvamos a encontrar haré que leas esto y en la distancia logres imaginarte lo que yo veo ahora y mientras lo haces sepas lo que pasaba por mi mente y mi alma aquel momento de soledad.

Volver arriba