RETO 2

Hay veces en las que creo que los momentos felices pueden durar para siempre, pero no es así; entonces sucede, mi respiración se vuelve cada vez mas lenta y profunda, cada vez que respiro inhalo con fuerza todo el oxígeno que tengo, todo se detiene, mi corazón, mi respiración y por ultimó mis pensamientos,  todo lo que amo, o alguna vez desee desaparece y queda enterrado en lo mas profundo de mi ser, pero entonces todo regresa, siento con fuerza los latidos sobre mi pecho y el aire gélido entrando por mi nariz, recuerdo el dolor y se convierte en fuerza, fuerza  para seguir adelante, dejo que la luz entre por las heridas y me levanto.

Me encontraba sobre el azulejo blanco de mi cuarto, en posición fetal, buscando seguridad en mí misma, recuerdo que la primera vez que me paso me asuste tanto que ni siquiera podía hablar, quería llamar a una ambulancia o gritar por ayuda, pero no, sabía que solo era otro ataque de pánico y que todo estaría bien, porque a pesar de las tinieblas y las nubes grises que tiñen mi vista, siempre hay un rayo de luz que me abre el camino hacia la verdad y la verdad es que estoy a salvo y que mi mente es la única que me ha creado una prisión, con barrotes invisibles de recuerdos.

Me levante con cuidado de no caer, la habitación comenzó a ser mas amplia conforme recuperaba el aliento y eso siempre pasa cuando despierto y me doy cuenta de que no estoy sola, porque siempre me tendré a mi misma para superar cualquier obstáculo. Observaba con delicadeza cada uno de los cuadros que adornaban las paredes, algunos religiosos y otros abstractos con mensajes ocultos cada uno; mis pies descalzos se sentían sobre hielo en el suelo, pero mi pecho ardía cual infierno.

Un confinamiento no es sencillo para nadie, te alejas de seres queridos, pero te acercas mas a otros y es normal sentirse atrapado, pero eso esta bien, esta bien perder el control un momento, pero es necesario retomarlo y es ahí donde radica la diferencia, entre mantener un equilibrio en nuestras emociones y dejarnos llevar por ellas.

Observaba por la ventana de mi habitación, las hojas de un viejo roble bailaban entre el viento y el rocío permanecía entre las ramas, las llamas del crepúsculo pintaban el cielo, retiré con delicadeza los restos de lágrimas de mis mejillas y sonreí en mis adentros por la lucha que acababa de ganar.

Siempre recuerdo como dentro de la desesperanza existe un amor invencible, recuerdo que las cicatrices de mi corazón no me definen, lo que me define es lo que aprendo de ellas y no importa lo fuerte que la adversidad puedo empujarme al abismo, yo siempre empujare más fuerte hacia ella.

 

Daniela Santos

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

danyela61
Author: danyela61

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. romina

    Daniela,
    escribes muy bien, pero revisa los objetivos de cada reto.

  2. joseline_mp

    Daniela:
    Me gusta mucho como escribes, la manera en que describes me atrapo, definitivamente de ahora en adelante voy a tratar de leer todo lo que escribas para el reto.
    Si tomamos en cuenta los objetivos del reto, creo que se te olvido fusionar el primer reto con este o esa me da la sensación ya que no siento el mismo destinatario real.

    1. danyela61

      Muchas gracias.
      Cometí un error con el primer reto, es por eso que no tiene nada que ver con el primero, hice el 1 y 2 en este escrito.

Deja una respuesta

18 − diecisiete =