Reto #2

La noche ha caído, algunos destellos de luz con muchos estruendos es lo que se percibe tras mi ventana. Me acompaña el frío viento nocturno junto al lejano sonido de algunas patrullas… justo hoy quería esa excusa para no descansar y con la magia de estas letras traerte a este humilde espacio junto a mí. Discúlpame por mi pequeño desorden te prometo que no soy así, es que me urgía hablar contigo.

Puedes acomodarte en mi pequeña silla o si prefieres abrigarte en mi cama no importa… es que hace frío por la gran tormenta que afuera se desarrolla solo no te asustes por algún ruido, sobre todo de las gotas que siempre chocan contra mi ventana, pero al parecer no mucho te importa… solo te ves cansada, fatigada y muy preocupada. Te entiendo. Estar encerrado entre cuatro paredes puede llegar a robar el aliento, quitarte la calma y de apoco perder tu esencia. Sé eso porque hace días me pasó lo mismo a mí y por eso quería hablarte, no para conversar de aquello o que el mundo se cae a pedazos por un enemigo invisible. Eso sería un grave error.

Hoy sé lo difícil que es aceptar esta complicada realidad pero aún estamos vivos ¿no? Eso es lo importante ahora. Aún podemos seguir luchando por ese final feliz que tanto queremos para regresar a la normalidad, solo no gastemos energías lamentándonos por los sinsabores que estamos viendo… mejor usemos esos ánimos actuando, colaborando y agradeciendo que seguimos a salvo, que aún podemos reír, llorar, respirar.

No voy a mentirte, luego de esto nada será lo mismo que antes pero de eso nos preocuparemos después por lo pronto sigamos luchando esta feroz batalla que te aseguro, no perderemos. Sigue de pie, valiente como aquel día que te conocí solo no olvides que esta vez estamos juntos en esto… pero si algún día las fuerzas te faltan y sientas que ya no puedas más, no tengas miedo, yo estaré ahí para sostener tu mano para levantarte, ayudarte, cuidarte y protegerte porque sé que de algún modo tu harías lo mismo por mí.

Ya es tarde y bastante nos están asustando los increíbles truenos. Solo quiero decirte: Hoy más que nunca confía, confía con todo tu corazón… confía en el cielo, las estrellas ¿y porque no? Confía en Dios que esto terminará, solo no dejes de luchar, no dejes de creer. Por lo pronto cuídate mucho porque quiero volver a escuchar tu dulce voz, ver tu delicado rostro y percibir el delicado aroma de tu cabello…

 

Steven Macas

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

stevenmacas27
Author: stevenmacas27

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Muy bien la conexión, pero el buen sabor me lo tiñes de gris cuando comienzas con “No voy a mentirte, luego de esto nada será lo mismo que antes pero de eso nos preocuparemos después”…

Deja una respuesta

cuatro × cinco =