RETO 19 (Tres Razones)

—A mi no me gusta destacar— compartía mi hermano menor mientras buscábamos agua embotellada por los pasillos del supermercado —No me gusta que la gente me vea.

—Pues debo decirte que ya te fregaste— conteste buscando aprovechar la oportunidad —y puedo darte tres razones. Primero, eres güero y eso automáticamente llama la atención aquí en México. Segundo, somos altos y por lo que nos ha dicho mi mamá, tú serás el más alto. Imagínate, güero y alto es obvio que la gente se te va a quedar viendo en cuanto entres a donde sea. Y lo tercero, y más importante de todo: Eres un hijo de Dios. Tú y yo somos luz y no tenemos más opción que brillar. La gente va voltearte a ver, buscando la esperanza que tanto quieren y es nuestra responsabilidad darles esa esperanza y mostrarles el camino.

Mi hermano no pudo refutar ninguno de los tres puntos. Eran condiciones irremediables por lo que debía resignarse, lo cual hizo sin queja pues pude darme cuenta de que entendía la profundidad de lo que le había dicho, después de todo, había sido adoptado por Dios, Él era y es nuestro Padre. Sus pecados habían sido perdonados por la sangre de Jesús y el Espíritu Santo, el mismo que habitaba en Jesús, ahora estaba en nosotros. No teníamos más opción, ni en aquel entonces y ahora., pues nuestra condición constante es la misma, somos luz y estamos en este mundo para bendecir e inspirar a otros. La mejor forma de hacerlo siempre será en comunión con nuestro Padre y compartiendo a otros para que puedan entrar en la misma relación de Padre amoroso e hijo amado.

carlozmoran
Author: carlozmoran

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Carlos, revisa lo que hablamos sobre diálogos, los espacios, como se usa el guión en las acotaciones.

Deja una respuesta

diecisiete + doce =