Reto 19 “sediento”

Los árboles se mecen dejando caer algunas hojas secas sobre el pavimento,  el viento que golpea repentinamente y las nubes oscuras sobre el cielo auguran una tormenta para esa tarde, sentado en una de la banquetas del parque observo a la gente deambulando en su propio mundo y sus problemas, pienso que, en comparación de ellos mis problema son ridículamente minúsculos, pero cómo duele afrontarlos, duele en lo más profundo del alma. 

Es irónico pensar que en algún momento de mi vida llegué a estar muy cerca de cambiar los short y camisetas por indumentarias eclesiásticas, porque me sentí tocado por Dios, y hoy me encuentro en esta banqueta deseando a una mujer que me ha lastimado de todas las formas posibles y  que me ha enseñado a saborear uno de los placeres más irresistibles del mundo, la carne. Y he tocado fondo, siento las gotas sobre mi rostro y miro al cielo en busca de respuestas. 

—Padre, en qué momento me alejé tanto de ti, estoy buscando amor en lugares equivocados. 

La gente corre escapándose de la lluvia, no pienso moverme de aquí, se siente tan agradable. 

Recuerdo aquellos días en el Seminario, escuché sobre la vocación a la vida sacerdotal, las limitaciones que tienen los clérigos con respecto a la familia, siempre deseé tener esposa e hijos, construir la base para formar la mía, por eso decidí abandonar aquella idea, pero juré que pase lo que pase me mantendría cerca de Dios, desde mi condición de hijo, estudiante, ciudadano y padre de familia, pero he fallado cobardemente a mi promesa, estoy sediento de amor y no he podido saciarlo desde que me aparté de él.

La lluvia ha parado y estoy empapado, no sé si tuve alguna respuesta divina o el agua que cayó del cielo me ha sentado bien, mi corazón se siente menos afligido, quiero creer que es así.

Francis C. S

renorseless96
Author: renorseless96

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Revisa el reto de ONTOLOGÍAS y vuelve a leer el ejercicio.

Deja una respuesta

veinte + siete =