Reto 19. Ora mucho

―Ora, ora mucho―me decía mi amigo con fervor del otro lado del teléfono―tienes que confiar en dios para que tome control de tu vida.  Verás que él va obrar el milagro y tu mamá va a sanar―

De pronto me parecieron las palabras más absurdas que había escuchado en mi vida.  Comprendí en ese momento que dios no está para hacernos milagros, como quien pide una pizza le rezas y zas tus problemas terminaron, no.  Debe ser algo más que eso, después de todo millones de personas se enfrentan a la muerte todos los días, cada minuto, cada segundo. ¿Y dios no está con ellos si no los sana? ¿Quién soy yo para que me haga un milagro a mi si todos somos iguales ante él? No habría muerte, ni ningún otro mal en el mundo con el simple acto de rezar con fé, aunque la fé no es algo simple.

Con mi madre enferma de un mal incurable decidí arrodillarme y rezar pero no como mi amigo me pedía para que la curara mágicamente, no. Yo pedí fortaleza y sabiduría para ella, para mi y para toda mi familia. Que nos ayudara a entender que lo que estaba por pasar era parte de la vida y que el acto más grande de amor a veces no es retener a alguien sino dejarlo ir.

Hace 3 meses mi madre dejó este mundo, todos estamos en proceso de sanación.  Dios escucha, no hay duda.

cristianreyesad
Author: cristianreyesad

0

Deja una respuesta

tres × cinco =