Reto 19

Ontologías

Llevo varias noches en vela. Hoy no hay excepción, el ambiente es oscuro, me muevo demasiado, no encuentro comodidad.

Trato de conciliar el sueño. De inmediato me acechan imágenes de mujeres desnudas, entre ellas Lisbeth. Empiezo a emocionarme. Abro los ojos, me siento vil, sucio e inmoral. Aquel video que vi en la mañana atormenta mi conciencia. Necesito ayuda. Quiero huir.

—Padre celestial —mi voz es débil—. Perdóname, por haber ensuciado mi alma de esa manera, ayúdame. Tal vez no merezca otra oportunidad, ya te falle antes. Igual me atrevo a buscarte por que conoces mis pensamientos, problemas y necesidades. Eres remedio para  los males, sé que puedes redimir. Me detengo, ha empezado a hacer frío, me cobijo mejor.

Dios gracias a que nací en una familia religiosa, puedo vivir  a tu lado. Estoy arrepentido, quiero agradarte, no deseo que esta actitud perjudique a Lisbeth. Vamos tiéndeme una mano. Tu amor es grande Señor.

Los párpados han empezado a cerrarse, después de muchas noches por fin empiezo a dormir. Siento la liberación de Dios. 

 

 

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Elvis Remaycuna Pariahuche
Author: Elvis Remaycuna Pariahuche

Soy lector y escritor asiduo.

Elvis Remaycuna Pariahuche

Soy lector y escritor asiduo.

Deja una respuesta

15 − 8 =