Reto 18: Mi tata

 

No quiero competir más ―le dije a mi padre después de mucho pensar.

Había un silencio entre ambos, solo el motor del auto y las piedras saltando en los neumáticos se escuchaban, esperaba que me gritará o me hablara de mal modo, pero después de un rato.

― ¿Por qué?

Me gusta correr como hobbie, pero no tengo el coraje para llegar a la meta ―no sabía cómo explicarle, estaba asustada, jugaba con los dedos de mis manos sobre mi regazo, miraba por la ventana y volvía a mis manos―. Me refiero a que sí estoy cansada, prefiero parar, en vez de esforzarme, llegar al final y terminar adolorida, con las uñas moradas, eso no es lo mío.

Pero eso nos pasa a todos los atletas, eso es mental yo se lo he dicho, la mete puede más que el cuerpo, a usted lo que le falta es quitarse esa negatividad, usted es buena, solo que se apendeja.

No sé, pero ya no quiero volver.

Solo una cosa le digo, óigame bien ―mi padre me apuntaba con el índice, y me miraba de a ratos para no descuidar el camino―. Si lo deja es porque quiere, porque la capacidad le sobra para hacer una buena corredora.

Sonrió, es bonito que crea que sirvo para esto, y tiene razón, pero no soy competitiva.

Sí, pero la verdad yo solo entre al equipo para pasar más tiempo con usted, me gusta cuando vamos a la montaña, lo disfruto, pero cuando estamos en una competencia no.

Bueno ya ahí es diferente la razón que usted me está dando.

― ¿Entonces?

Es cosa suya ya le dije, si usted quiere ir va, y si no se queda ayudándole a su mamá, ahí si después rueda por no hacer ejercicio, no va hacer mi culpa.

royleni.vs
Author: royleni.vs

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Muy bien los diálogos. Falta cuidado en la acentuación.

Deja una respuesta

6 + diez =