Reto #18: Encuentro inusitado

—Pa —intervengo de manera brusca.

—¿Qué quiere? —respondes con tu tono usual.

—Necesitamos hablar de algo —me empiezo a poner ansioso—. No sé como decirlo, pero creo que es el momento.

—Diga a ver

—Bueno, es que desde hace tiempos te noto distante de nosotros —trago saliva—. Con mami y mis hermanos, como si ya no nos prestaras atención —casi se me corta la voz—. ¿Qué pasa?

—¡Agg!, de nuevo con eso —tratas de evadirte mostrando obstinación—. Ahora no, tengo cosas por hacer.

—Pero, ¿por qué no querés decirme? —me expreso de manera airada—. Acaso estás ocultándonos algo —siento temor de mis palabras.

—Necio —te contrapones a mi pregunta—. No estoy ocultando nada, ustedes que se inventan cosas, dígale a su mama que deje de llenarles la cabeza de estupideces.

—Está bien, pero mami no nos ha dicho nada.

—Yo no sé de donde sacan eso, deberían ponerse a “bretear” más —subes el tono—. Ya, ya, déjeme que estoy ocupado.

—Yo sé que andás con alguien —arremeto con una declaración que aumenta la hostilidad.—. Lo sé porque conozco a esa persona —continúo casi sin aliento—. Cargo con una culpa que no me pertenece.

—¡Cállese!, si ando con alguien a ustedes no les tiene que importar —te colmas de ira—. De todos modos, yo voy “jalando” de esta casa en unos días.

Guardo silencio por un instante.

—Diay si, la decisión es tuya —me invade un sentimiento de impotencia—. Nada más dejame que te diga que no te juzgo, pero sí me duele lo que hacés —se me nubla la vista.

Me miras con resentimiento.

—¡Ya estuvo bueno!

—Ok, listo, igual no pensaba decir nada más —me retiro con la cabeza baja.

 

 

fabmana
Author: fabmana

0

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Muy bien, nos falta un poco más de ritmo en las acotaciones, de cercanía, pero muy buen trabajo.

Deja una respuesta

dos × uno =