Reto 18. El día de independencia

-Bien hoy, es el día.

-Sí, bueno ya me despedí de todos, así que adiós…

-¿Sólo me vas a decir eso?

-Hay algo más que deba de decir, es decir, las gracias me enseñaste que las doy si las quiero dar, ya que se supone que no reprochas nada.

-¿Por qué piensas eso?

-Por qué eso fue lo que aprendí…

-¿Qué es lo qué piensas de mí? Digo si hoy vas a cambiar de vida, quiero a menos saber la verdad. 

-¿Qué se supone que debo decir?

-Puedes decir, lo que quieras, ahorita me estoy disponiendo para escucharte.

-¿Y se supone qué debo de sentir gratitud?

-Ya deja de estar suponiendo ¿Qué es lo que te obliga a ser tan sistemático? De seguro son ideas que te han metido en la universidad.

-¿Por qué te pones tan insistente, qué acaso yo no puedo tener ideas propias?

-Sí pero esas ideas no son tuyas.

-El principal problema siempre ha sido tu orgullo, además de que te comportas cómo un dictador, siempre quieres controlar todo lo que ocurre, no importa quién sea, solo haces que todos hagan lo que tú dices, sin ningún tipo de consideración.

-¿Eso es lo qué crees?

-No es lo que yo crea, es lo que sé, si cada conversación fuera una partida de ajedrez, sería simple, tu dices que pieza debo mover y a dónde debo de mover la, pero cómo siempre la posición termina siendo favorable para ti, siempre ganas y dices que piezas moví de manera incorrecta para decir que me equivoque cuando fuiste tú quien me dijo cómo y donde debía estar la pieza.

-Habla claramente, porque así yo no te entiendo.

-Tú me dices que debo de decir, cómo lo debo de decir y corregir el cómo debo decirlo.

-¿Así que soy un dictador?

-Exacto.

-¿Porqué tienes tanto rencor?

-Ni si quiera es un sentimiento de rencor, porqué si fuera así, ni siquiera me dignaría a hablarte, simplemente me retiro y ya…

-¿Entonces qué es lo que sientes?

-Lo que siento realmente es libertad, porque ahora ya soy libre de que rijas cada centímetro de mi vida, si quiero puedo cambiar todas mis redes sociales, dices que es para protegerme, eso de tener mis redes sociales vigiladas, piensas que soy tan ingenuo como para caer en los juegos de secuestro, más bien eso me suena demasiado paranoico o solo un pretexto para ver con quién hablo y de lo que hablo.

-Pero, solo quiero que te prepares para…

-Sí, si ya lo sé, el mundo es muy cruel, pero lo que yo sé es que tarde o temprano yo tendré que afrontar mis propias pruebas, recuerda que para mí lo crudo no es lo que me lo diga, sino quién me lo diga y cómo yo lo entiendo es que si eres tú, no puedo confiar en ti otra vez.

-No puedes esperar que el mundo te hable bonito.

-Ya lo sé, pero te lo vuelvo a repetir, no es lo que digan, sino quién lo diga.

-Pero, nadie me enseño a ser padre, no puedes recriminarme lo, tu abuelo nunca estuvo.

-Sí, ya lo sé, otra vez… No es la primera vez que me lo dices, pero sabes que ha ocurrido con el tiempo, tu dictadura destruyo toda la sensibilidad de niño que tenía mi corazón, pues al fin y al cabo tú fuiste quien me enseño a ignorar los logros y solo recriminar las faltas.

-¿En qué momento yo te dije que debes de ser así?

-No lo dijiste con palabras, pero sí con actos, un simple suspiro de tierra era lo suficientemente grave para que te pusieras de malas y por lo tanto que me hablaras como a un retrasado.

-Pero, eso no es mi culpa, es porque tu no haces las cosas bien…

-JA, bien ¿O perfecto?

-Yo no te pedía las cosas perfectas.

-Siempre tú tienes la razón y nunca eres culpable de nada, pero eso ya no importa veamos a quien pones primero a los hechos ¿O a tú orgullo?

-Él que no aceptes nada, es tu decisión al final, pero bueno es el momento para que yo por fin me vuelva independiente…

-No quiero que te vayas con esa percepción de mí.

-Creo que no la has captado, lo que tú quieres, no es lo único que importa, también debes considerar lo que piensan y quieren los demás…

-Siempre he procurado lo que tu quieres.

-Lo que se supone, ya que todo lo que paso fueron bajo tus términos, incluso la conversación de ahorita sigue bajo tus términos.

-Bueno ¿Me disculpas?

-Sí te disculpo, pero ahora debes entender que el niño que criaste tomará sus propias decisiones, no me voy con rencores, sino que las cosas evidentemente no serán como ambos esperábamos…

poetadeblas
Author: poetadeblas

0

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    Recuerda el uso del guión y espacios correctos, y las acotaciones,

  2. jesus chapa

    MUY INTNESO

Deja una respuesta

13 − 2 =