Reto 18 ¿Dónde quedo yo?

Lo veo con una botella tirado en el piso, ni quisiera, se ha dado cuento de que estoy aquí. Se retira a su cuarto, empiezo a recoger todo el desastre que ah dejado. Después de horas recobra la conciencia, entra a mi cuarto. Me hago la dormida. Me cubre con la sabana y se despide con un beso en la frente. Voltea, lo agarro de la cintura.

—¿Por qué bebes? —trate de no llorar —no sabes como me duele verte así, papá —mi voz se quiebra —no le importo a nadie, actúan como si yo no existo. Sola eh tenido que continuar —mis lagrimas caen, lo suelto y pongo mi mano en mi pecho—. Cuidaba de ti cuando era pequeña, me llevabas cada vez que salías. A mí no me avergonzaba.

—¡Lo siento! —rasco su cabeza, dio vueltas mientras exhalaba —No puedo dejar de beber, soy un completo desastre.

—No lo eres, no pienses de esa manera —levanto de la cama y agarro su mano —Hay personas que se han recuperado y tú lo puedes lograr—.

—Ya no —me da una mirada triste —La bebida me hace olvidar mi fracaso —me lleno de ira.

—Desde cuando empezaste a viajar por trabajo, llegabas borracho —agacha su cabeza —Discutías con todos y yo me escondía por miedo a que me regañaras sin saber porque—. ¿Dónde quedo el padre atento y cariño? ¡Todo el mundo decía que era tu consentida! —mi corazón palpita acelerado —Me haces daño con lo que me dices ¿Te importo? ¡No sabes cómo se siente vivir en esta soledad! Mamá, esta trabajando lejos, no soporto ver cómo te derrumbabas ¡Ni para la comida das! —Mis hermanos ni te respetan —duele lo que digo, pero sabe que no miento—. Ella, me condeno a mí, cargando este peso que me lastima cada vez que te veo —hago una pausa—. ¡Nunca fuiste a la escuela por mí! ¡No podía contarle a nadie mi secreto más doloroso! ¡Sola, siempre me encontraba sola! —seco mis lagrimas—. ¡Sufro cada vez que voy al médico con la esperanza de saber que tengo! ¿Y tú quieres acabar así? ¡Yo quiero vivir! —Le grito—. Está bien, sigue haciéndote daño —me levanto, observo mi ventana —Solo quisiera saber ¿dónde quedo yo en tu vida?

Intenta poner su mano en mi hombre, pero no lo hace. Se marcha sin responder. Caigo al suelo con un dolor, respiro acelerada, mis fuerzas se van y las lagrimas regresan.

tualexa
Author: tualexa

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    No confundas lo que dice el protagonista con lo que es una acotación. Vuelve a ver el libro, como se colocan los espacios y guiones.

Deja una respuesta

dos × 3 =