Reto 17 narraciones Nuestra ruptura

Solo faltaban unos minutos para presentar mi caso a comité de créditos, estaba algo nerviosa, ya que era un monto fuerte, en eso que entrego el expediente para revisión, vibra mi celular, era un mensaje de mi amado, lo leo a escondidas ya que está prohibido interrupciones. Sinceramente no pude evitar la tentación de hacerlo, ya que por fin me había escrito, luego de estar desaparecido todo el día, pero estaba ebrio, en su mensaje indicaba que lo vaya a recoger al campus universitario, mi expresión cambio, sentía coraje y preocupación al mismo tiempo, algo así como una mezcla de sentimientos, entonces quería levantarme de la reunión, tomar una moto e ir por él, pero también estaba de por medio mi caso y la urgencia del cliente por el crédito solicitado; decido responder indicando que no se mueva de ahí, iré por el acabando la reunión, se me hace lentos los minutos de revisión, hasta que por fin aprueban el caso y lo dejo para desembolsar, tomo mi bolso, salgo de oficina apurada en busca de una moto y voy por él.

Llego al sitio, más no lo veo, llamo a su celular, este está apagado, empiezo a desesperarme no logro ubicarlo, empiezo a caminar por alrededores, mi corazón está oprimido, en eso me llaman de oficina, me estaba esperando otro cliente, es así que me veo forzada a volver, en el camino no dejo de estar angustiada por él, que tal algo malo le pasa.

Al llegar a oficina, Jorge mi compañero me indica que había visto a Miguel alrededor de la oficina, entonces me siento impotente de no poder ubicarlo, sin embargo toda la noche él continua desaparecido. 

Al día siguiente decido dejar mi enojo a un lado, me preocupaba saber cómo esta él, decido llamarlo y esta vez su celular esta encendido, él me contesta, lo escucho algo soñoliento, lo único que atina a decir es que está en su casa, que vaya por él.

Una vez más decido ir por él, descuidando un poco mis obligaciones, llego y toco la puerta, me abre y lo veo todo decaído, desarreglado, entonces decido no recriminarlo, simplemente entro a ayudarlo a que se reanime y salga de ahí, voy con la excusa de que me acompañe a llevar cartas a algunos clientes inactivos de esa zona, todo para que él este conmigo y así cerciorarme de que no tome más. Miguel accede, se arregla y salimos a llevar cartas a clientes, en el camino, por más molesta que estoy, simplemente decido no reprocharlo y tratar de entenderlo, empiezo así a preguntar el por qué había tomado dos noches, si desde que estamos nunca lo había hecho.

Él empezó a contar los motivos, quizá sin medir lo que sus respuestas podrían causar en mí, simplemente, la causante era su ex pareja, a la cual aún no había logrado superar y seguía queriéndola, en ese momento solo contuve las lágrimas y las ganas de golpearlo, pero me detuve para brindarle un abrazo puesto que él se puso a llorar por la otra, yo tenía claro que ese día seria el fin de la relación y no por que Miguel volvería con su ex, si no porque yo se que valgo mucho y que no merezco una relación en la cual no me amen ni valoren como se debe. Pero en ese momento me mostré fuerte, incluso hasta le di consejos, como si solo fuera una amiga suya, como si no hubiera pasado algo entre nosotros, aunque mi corazón estaba destrozado, respiraba profundamente para no llorar y no volver el momento algo dramático. 

Luego de escucharlo y darle consejos como tres horas, atino a decirle que ya tengo que ir a almorzar, él me indico que me quiere, que siente que me lastimo y quería que todo siga como si nada. Yo me apreté muy fuerte la mano, contuve el coraje y las lágrimas, sonriendo le dije que era mejor que quede todo ahí, que él sigue enamorado de su ex y que ordene su vida, para que no lastime a otras personas y me di la vuelta, más él me detuvo del brazo y es así que entendí que Miguel no tenía ni idea de lo mucho que me lastimo y que por lo visto era una persona egoísta ya que no quería dejarme ir, pero no era por amor si no por no estar solo, entonces en el muy fondo supe que eso no iba a quedar ahí, si no que él seguiría tomándose atribuciones de ir a mi oficina por mi y cosas así, iba a seguir causando dolor en mi ser y que ese día recién era el inicio de la odisea por olvidarlo. 

Monilbp1
Author: Monilbp1

1

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Bien la conexión. Nos falta trabajo de corrección. Quitar aquello que no aporte.

Deja una respuesta

4 × dos =