Reto # 17 : “ A mis espaldas ”

En efecto. Marisol hablaba mal de mi a mis espaldas. Me acerqué a ella, le expresé la dolencia que sentía. Se supone que era mi mejor amiga, la mujer de quien yo confiaba. Ella se reía hipocritamente. Las cosas empeoraron cada vez más, por su culpa la chica quien me gustaba me dijo que se sentía descepcionada de mí. Marisol le había dicho andina, fea, pobre. Me descontrole, la insulte hasta el alma, ella no se dejó y me dió una bofetada. En el salón de clases todos nos veian discutir. Por mi parte no la podía tocar, pero tampoco me atreveria. Sin embargo, los compañeros sabían que yo tenía la razón, pues le habían escuchado decir cosas de mí, que no era cierto : la discusión seguía, los demás salones llegaron a escuchar todo, ella empezó hablarme groserias. Intentó nuevamente darme el bofetón, no me dejé. En eso agarré sus manos, intentando que dejara de violentarme. Ella se movía y se movía, intentando zafarse, luego empezó a gritar “Ayuda, Ayuda”, en eso gritó el dirigente ¡Fran ya basta!. Dirigí la mirada al director y supe en el instante que podrían expulsarme. Porque sí . Aún tenía agarrado, las manos de Marisol…

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Bien la narración, nos falta lectura de corrección, buscar conectar con el lector.

Deja una respuesta

1 × cuatro =