RETO 16

Esta noche saldré con Miriam, fuimos a bailar y terminamos en un bar; al salir, decidí acompañarla hasta su casa y a pocos pasos de llegar a la calle donde vivía, nos detuvimos. Ella se veía hermosa, dejando todo a la imaginación, llevaba esos jeans ajustados, con un abrigo largo. Me dijo que ya se iría sola desde ahí, porque había cámaras en su casa…

En ese instante nos quedamos mirándonos fijamente ¡no podía como despedirme! Pude haber dicho está bien y solo despedirme.

Pero no, como perdidos en el espacio, en el tiempo, seguíamos divisándonos con brillo en los ojos y el viento jugaba con su pelo, era la ocasión perfecta, de pronto un sentimiento se apoderaba de mi mente. Como un pequeño punzón en el pecho, pensé que iba a cagarla besándola, pensé como asimilaría ese momento, si tan solo nos conocíamos hace dos semanas, no quería pasar de decirnos te amo, a no poder decirnos hola como estas, pasando de ser todo a nada, de comernos con la mirada, a ni siquiera podernos ver a la cara, pensé en todo lo que me arriesgaba a perder.

 Aun así, su mirada y su cuerpo ya estaban demasiado cerca, incluso sentía su respiración y el calor que desprendía su piel. Rozando nuestros labios con dulzura y suavidad, pasamos a besarnos apasionadamente, comenzamos a tener sensaciones muy intensas. Creamos una conexión especial, mis manos exploraban la silueta de su cuerpo, encajando en su cintura. Me sentía cálido entre sus brazos que rodeaban mi cuello.

Termine muy nervioso por dentro, retirando mi rostro de forma pausada, la abrase, susurrándole al oído le dije (Me gusto, gracias por esta noche inolvidable) con una sonrisa en el rostro nos despedimos ¡deseoso de volver a abrazarla, besarla e incluso jamás soltarla! veía como se alejaba, sentía el frio que erizaba mi piel, casi sin sentir firmes mis piernas tuve que dar la vuelta y dirigirme a casa. Qué momento más hermoso, no hubiera podido imaginarlo ni en sueños…

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Bien, pero nos falta trabajo de corrección. Buscar la belleza en la forma.

Deja una respuesta

siete − 3 =