Reto 16: Único.

Nos quedamos solos. Mi mente martillaba sopesando las posibles implicancias de esa situación. Los últimos clientes del segundo nivel del café-bar se habían retirado hace pocos minutos, y ahora ella era la única persona que quedaba a mi lado, quieta, o tal vez no, observando el entorno con sus hermosos ojos negros. Apreté los dientes y tragué saliva, no había nadie más. Los dueños del negocio atendían el primer nivel, silente, lejano, un universo paralelo distante e imposible de contactar. Inhalé y contemplé el desfile del entorno en cámara lenta: luz tenue, música suave, sillones vacíos a lo largo del perímetro del salón con algunas mesas de vidrio dispersas en el espacio central. La puerta cerrada y el televisor apagado, un ritmo herido solo por los rechinidos casuales de mis zapatos sobre el frío piso cerámico. Un nudo en la garganta me quitaba el habla, una pregunta incrustada, mi intención manifiesta de querer ser más que amigos antes de que termine esa noche. El aire se había asentado, inmóvil, reposando del repentino cambio en las vibraciones y disfrutando de la quietud que nos abrazaba. Crispé los puños y me giré a verla, escasos centímetros hacían de abismo entre nosotros. Nos observamos por infinitos segundos dejando a nuestro aliento abrazarse y fundirse instantes antes de que lo hicieran nuestros labios. Desahogamos inquietudes y confirmamos certezas, arrojamos al vacío las palabras con solo un beso, como lo hacen los amantes cuando saben que son innecesarias. La eternidad del momento dejó ver su ocaso y nos separamos, sonriendo, retornando al café-bar del que creímos habernos distanciado. Nos tomamos de las manos, reímos, respiramos…  

Terminó la noche. Al fin éramos novios.

Eduardo Burgos Ruidías.

burgos2099
Author: burgos2099

3

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. romina

    Muy bien. Las últimas líneas pierden un poco de fuerza, pero bien logrado.

  2. Salma

    Me gusta la manera en que tu escrito logra transportar al lector a la escena que describes. Muchas gracias por compartirlo.

  3. Yesenia Cortés

    Te hace imaginar la escena como si estuvieras viendo una película ese momento mágico,
    me encanto.

Deja una respuesta

uno × 2 =