RETO 16. SINCRONÍAS

SINCRONÍAS

 

Las olas del mar al unísono con las gaviotas eran lo único que se escuchaba. Los trabajadores del hotel habían apagado las bocinas en el área de la alberca dónde se encontraban Mara y José esa tarde nublada en el Golfo de México.

 

Ciertamente Mara esperaba un atardecer naranja con destellos morados como el escenario perfecto para el encuentro con quien hasta hace unas semanas pensaba era un amor platónico, sin embargo, ese momento podría cambiarlo todo. Las amenazantes nubes grises jugaron a favor de los jóvenes provocando que todas las personas volvieran a sus habitaciones, la alberca era para ellos dos.

 

Sabían que pronto deberían entrar a refugiarse de la inminente lluvia, no obstante, habían esperado muchos meses para poder estar juntos, así que decidieron ignorar el aire frío que soplaba con fuerza y quedarse ahí, inmersos en el agua, sumergidos en un instante de fantasía, sólo unos minutos más.

 

Las gotas de lluvia comenzaron a caer, el momento de volver a la realidad había llegado, pero antes de salir del agua, José no pudo evitar notar la manera en que el traje de baño negro de una pieza se ceñía sobre la pequeña figura de Mara, ella a su vez, observaba con timidez el atlético cuerpo de José. Sin notarlo la distancia entre ellos se hacía mas corta, la marea que servía de fondo se movía violentamente en sincronía con el mar de emociones que los jóvenes sentían.

 

Cuando José puso su mano en la cintura de Mara, ambos sabían que no había marcha atrás. Fue así que, en armonía con la tormenta, sin pensarlo, sin dudarlo, con gotas de lluvia helada cayendo sobre sus rostros, sus labios sellaron el comienzo de una improbable pero hermosa historia de amor.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Deja una respuesta

16 + 13 =