Reto 16 – Quiero volverte a ver

Sara estaba congelada. Su novio, Cesar, había buscado una excusa, muy increíble, para ir a verla. Y estaba ahí, al otro lado de la ventana, a los dos metros que nadie, nadie en ese departamento, solo el padre de Sara, exigía. No dijeron nada, solo se vieron. La calle vacía los dejaba a ellos dos como los únicos testigos de sus miradas. El llevo su mano hasta su bolsillo trasero y saco un paquete de las gomitas que a Sara tanto le gustaban. Extendió su mano hacia la ventana. Ella dejaba ver los nervios que tenía, al verlo así, al tener tras de ella a su padre que le había prohibido abrir la puerta y acercarse al exterior en esta cuarentena. Aun así, deslizo su mano por las varillas de la ventana y tomo la mano de su novio, no le importaba las gomitas, ni su padre, ni la cuarentena, ni el virus, solo le importaba él. Sus ojos se unieron en un instante único, que, interrumpido por su padre que la llamo de forma brusca, duro menos de un minuto, pero se marcó en sus corazones para siempre. Sus manos se alejaron lentamente. Cesar se retiró el tapabocas y le mando un beso. Se limpió una lagrima que, de forma rebelde, se escapó de sus ojos, y salió del antejardín de la casa de su novia. Ella lo vio alejarse lentamente por la calle vacía, esperando que volteara, pero sus lágrimas la traicionaron, se separó de la ventana y se pegó a la pared para que no la viera llorar mientras susurro “quiero volverte a ver”

1

Deja una respuesta

cuatro × 3 =