Reto 15. Zukunft.

Pasado: Ocho segundos

    El tío Eduardo estacionó en la entrada del cine. Alberto y Omar abrieron las puertas a toda prisa y ya tenían un pie fuera cuando su tío los detuvo. “¿Seguros que estarán bien?”, preguntó con algo de recelo. Ambos tenían doce años, nunca habían ido al cine sin la compañía de un adulto, pero no era su seguridad lo que más le preocupaba. La película que pensaban ver aparentaba no ser precisamente “apta para menores”. El dúo asintió desesperadamente y salió sin despedirse.

   Tres horas después regresaron al vehículo. Aparentemente todo había salido bien. Pero ahora la tía Leni los acompañaba también. Les echó una mirada inquisidora y ambos sintieron escalofríos que les alteraron el ritmo cardíaco. Les preguntó sobre la película, en especial si hubieron escenas para adultos. Alberto y Omar se voltearon a ver y casi telepáticamente acordaron qué decir. “No pasó nada, solo se echaron a la cama ocho segundos pero no mostraron nada”. La tía sonrió, “ya sabía”, les dijo, “ustedes siempre se ven aterrados cuando son inocentes”. 

Presente: Cuatro cabezas

   Llamo a mi equipo de siempre y los ordeno en círculo. Cuento cabezas. Cuatro integrantes, nos faltan dos para cubrir con los que pidió el profesor. No veo a Oscar, miro al otro lado del salón y lo encuentro uniéndose a otro equipo. Voy a reclamarle, no soy muy exigente con el trabajo de grupo, pero siempre pido lealtad por sobre todas las cosas. “Si no están completos, mejor voy con un equipo que sí esté seguro”, me dice poniendo cara de inocente. Le advierto si no se une a nosotros, no lo podré ayudar en las demás materias. Me suelta la bomba: “siempre puedo encontrar a alguien más que haga el trabajo por mí”.

   Regreso con resignación al equipo incompleto. Me ven preocupados, si no estamos completos seguramente nos separarán y distribuirán entre los demás grupos. Hago un reconocimiento rápido a mi alrededor. Solo quedan los rezagados, los que nunca tienen equipo porque nunca trabajan. A pesar de las dudas y reclamos de mi equipo los llamo e integro a mi equipo. Supongo que siempre podré encontrar a alguien más que me deje el trabajo a mí.

Omar Araujo

oaeska
Author: oaeska

0

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    EN el primero.. ¿tenían dos años y fueron solos al cine?
    Los tiempos verbales bien, no olvides buscar la conexión

    1. oaeska

      Ah caray, error de dedo, muy rara vez me pasa, ¡gracias!

Deja una respuesta

12 + diez =